Medicados en exceso y en defecto

Los fármacos más consumidos en España no corresponden a las enfermedades que más padecen sus habitantes

AINHOA IRIBERRI Madrid 05/01/2009 22:03 Actualizado: 05/01/2009 22:53

Comentarios

 

Media: 4.67

Votos: 12

El consumo de medicamentos vendidos con receta médica en España aumentó en 2007 un 4,61% con respecto al año anterior. Este hecho, que podría traducirse como una mejora en el cuidado de la salud de los españoles, no tiene, sin embargo, una interpretación tan simple. El análisis de los fármacos más recetados no corresponde, ni muchos menos, a las patologías más padecidas por los españoles.

Tanto el listado oficial publicado por el Ministerio de Sanidad –que tarda meses en elaborarse porque los datos deben ser facilitados por cada comunidad autónoma–  como los datos de la consultora IMS –más recientes y que recogen la venta de medicamentos en farmacias desde enero a noviembre de 2008– ponen de manifiesto que los fármacos más consumidos no siempre son los más indicados ni necesarios. Según el médico de familia madrileño Vicente Baos, autor del blog crítico El supositorio , se extraen dos conclusiones fundamentales de la revisión de los datos del Ministerio (similares a los de IMS).

La primera es que se está protegiendo en exceso con medicamentos el estómago de los millones de personas avocados a consumir antiinflamatorios. La segunda es que el consumo de estatinas en España es excesivo y que, además, se receta más la más cara (una que no tiene versión genérica) cuando su superioridad no está demostrada.

Organismos que recomiendan

En España es sagrada la libertad de prescripción del médico y, a diferencia de otros países, ningún organismo influye en los profesionales para decirles qué fármacos deben recetar. Así, por ejemplo, cuando un paciente exige a su médico que le prescriba un fármaco, éste se ha de remitir a su propia ética para negárselo.

En Reino Unido, por ejemplo, el Instituto Nacional para la Excelencia Clíncia (NICE) recomendó el pasado año a los especialistas recetar sinvastatina (una estatina de la que existe versión genérica) sobre atorvastatina. En España, aunque hay una Agencia para la Evaluación de las Tecnologías Sanitarias, no se influye en el profesional. “Se considera que este tipo de recomendaciones perjudicarían las relaciones con la industria”, apunta Baos.

El médico de familia Juan Gérvas considera que hay “poco interés político” en que se prescriba con calidad. Cree que el gasto en medicamentos de la sanidad pública “se despilfarra” y apunta a que existen herramientas para mejorar la situación, como los boletines terapéuticos que “hacen recomendaciones que caen en saco roto”, de entre los que destaca el del País Vasco.

También cree que en el consumo excesivo de algunos fármacos influye la petición del propio paciente, pero que el papel del médico es, en ese caso, decisivo. “Los médicos fallamos en ejercer lo que yo llamo la ética de la negativa”, explica. “Hay que saber decir, en algunos casos: lo que tiene usted no tiene respuesta médica”. Gérvas se refiere, sobre todo, al consumo excesivo de antidepresivos, exigidos muchas veces por personas que no saben enfrentarse a los problemas cotidianos de la vida.

Sin embargo, el facultativo se muestra optimista: “En lo personal se puede hacer bien; lo que demuestra que, si hubiera interés político, se podría solucionar el problema”. “No se trata sólo de dinero”, concluye, “en muchos, casos hablamos también de salud”.

Inhibidores de la bomba de protones 

Una protección no siempre necesaria 

¿Para qué se utilizan?

Los medicamentos no siempre se usan para curar, sino también para prevenir. Los inhibidores de la bomba de protones son un claro ejemplo de esta filosofía. Esta familia de fármacos disminuye la cantidad de ácido que se genera en la cavidad estomacal. Están indicados para el tratamiento del reflujo gastroesofágico (lo que se conoce popularmente como acidez) y para la terapia y prevención de las úlceras. Puesto que los antiinflamatorios se asocian a un ligero aumento del riesgo de hemorragia gastrointestinal, se estableció como indicación de estos medicamentos la prevención de úlceras asociadas al consumo de antiinflamatorios, sólo en personas con alto riesgo.

¿Por qué se consume tanto?

Según los datos del Ministerio de Sanidad, en 2007 se recetaron en España 39.230.000 envases de omeprazol, el inhibidor de la bomba de protones más popular. Con los datos de la consultora IMS la cifra ascendió a 116 millones (entre enero y no noviembre de 2008). Parece que el consumo excesivo se atribuye al que se toma junto con los antiinflamatorios no esteroideos para prevenir la formación de úlceras. De hecho, se toma para evitar que sienten mal las pastillas, incluso algunas para las que no sirve, como la amoxicilina. Otros dos fármacos de la misma familia, el pantoprazol y el lansoprazol, están también en la lista de los principios activos de mayor consumo.

¿Debería cambiar la situación?

A juicio de Vicente Baos, miembro del consejo de redacción de la revista del Ministerio que recoge los datos, el elevado consumo de estos medicamentos se debe a la vulgarización del efecto protector de los mismos con respecto a los antiinflamatorios no esteroideos (AINES). “Todo el mundo dice que le caen mal estos fármacos”, afirma. Baos señala que no supone el mismo riesgo de hemorragia tomar AINES durante 20 años por problemas de artrosis que necesitar tomar puntualmente estos medicamentos por un dolor de muelas. Y recuerda que todo fármaco, incluido el omeprazol, tiene efectos adversos como, por ejemplo, el aumento del riesgo de fracturas.  

Estatinas

El síntoma que se convirtió en dolencia

¿Para qué se utilizan?

Aunque todo el mundo parece huir del colesterol como de la peste, esta sustancia es un lípido necesario para el funcionamiento del cuerpo humano. Eso sí, unos niveles excesivos del mismo en sangre suponen un aumento significativo del riesgo de enfermedad coronaria. Las estatinas ayudan a bloquear una enzima (la HMG-CoA reductasa) que ayuda a producir colesterol del llamado malo, el LDL, el que se queda dentro (y puede bloquear) las arterias. Las estatinas están indicadas para tratar el colesterol elevado cuando éste supone un riesgo para la salud, es decir, cuando está acompañado de otros factores de riesgo, es muy elevado o no se puede reducir con dieta y ejercicio. 

¿Por qué se consumen tanto?

Según datos del MSC, el fármaco en el que más dinero se gastó el Sistema Nacional de Salud en 2007 fue la atorvastatina, una estatina de la que se vendieron casi 12 millones de unidades, cifra que casi coincide con la ofrecida por IMS para los meses de enero a noviembre de 2008. Otras cuatro estatinas están en el listado de los 35 principios activos más recetados en España en 2007. Por lo tanto, es indudable que el consumo de estatinas es muy elevado. El debate sobre en qué cifras de colesterol se debe empezar a recetar estatinas está más que vivo en la comunidad científica y la población, quizás alentada por el alarmismo de los medios, tiende a pedir ser medicada. 

¿Debería cambiar la situación?

Con independencia del consumo excesivo de estatinas, llama la atención que el fármaco en el que más gasta el Estado sea una estatina de la que no existe versión genérica, la atorvastatina. Según el médico Vicente Baos, “no hay justificación” para que se gaste más esta estatina que en la sinvastatina, de la que sí existe versión genérica y es, por lo tanto, mucho más barata. A su juicio, el fenómeno se debe al “marketing agresivo del laboratorio fabricante, Pfizer”. Respecto al consumo general de estatinas, Baos cree que la sociedad está “obsesionada” y que los pacientes acuden a la consulta “casi concienciados de su necesidad de tomar estos medicamentos”. El del colesterol es un caso claro de confundir un factor de riesgo con una enfermedad. 

 Antidepresivos

 La medicalización de los problemas

 ¿Para qué se utilizan?

 En un principio, los antidepresivos están indicados para el tratamiento de la depresión, un trastorno del estado anímico en el cual los sentimientos de tristeza, pérdida, ira o frustración interfieren con la vida diaria durante un período prolongado de tiempo. Pero las indicaciones se han ampliado a otras dolencias mentales como el trastorno bipolar, el de pánico, el obsesivo convulsivo, la bulimia y el dolor neuropático, entre otros. Existe además la tendencia a recetarlos para los trastornos leves de ansiedad, situaciones no caracterizadas como enfermedades y asociadas muchas veces a los problemas cotidianos de la vida. La polémica rodea, no obstante, a esta última indicación.

 ¿Por qué se consumen tanto?

En el listado de Sanidad hay dos antidepresivos entre los principios activos más recetados en 2007: la venlafaxina y la paroxetina. El facultativo Vicente Baos cree que el consumo de estos fármacos ha podido aumentar en sustitución de otros, los tranquilizantes, más utilizados antes para tratar la angustia o la tristeza. “Así se evita la dependencia de las benzodiazepinas”, apunta. El profesor de Salud Internacional en la Escuela Nacional de Sanidad Juan Gérvas cree que, muchas veces, el consumo de estos fármacos “no responde a una patología” y considera que la sociedad es cada vez más intolerante a los inconvenientes de la vida. E ironiza: “Llegaremos a pedir antidepresivos cuando se rompa la lavadora”. 

¿Debería cambiar la situación?

El año que acaba de concluir no ha sido bueno para los antidepresivos. En febrero, un estudio publicado en la revista PLoS Medicine cuestionaba que estos fármacos fueran más eficaces que los placebos en el tratamiento de la depresión moderada. A este trabajo, junto con otros que cuestionan su posible asociación con los suicidios en adolescentes, se remite Gérvas para calificar de “soprendente” el elevado consumo de este tipo de fármacos. “No se trata sólo del gasto, estamos hablando de aumentar la morbilidad y la mortalidad; cuando se le receta a alguien sano un antidepresivo, se le está convirtiendo en una persona con depresión”. Baos, por su parte, cree que es difícil negárselos a un paciente que los exige “cuando las consultas son tan breves”. 

PUBLICIDAD

  • niwt
    #1 Vota Vota

    20 i niwt 06-01-2009 10:57

    Pero a quien le puede extrañar esto? Si los medicamentos hasta se anuncian en la tele y después del petroleo el negocio de los laboratorios farmaceuticos es el segundo que mas dinero mueve en el mundo. Otra cosa, la inmensa mayoría de los medicamentos actuales no "curan" nada. Se limitan a camuflar/esconder sintomas. E incluso en algunos casos a provocarte de peores que antes no tenías. Es más todo un montaje comercial para crearte la necesidad de consumirlos que otra cosa. No es por casualidad que la mayoría de enfermedades actuales son "cronicas" y esos mismos medicamentos se encargan de reforzar la "cronicidad". Por algo tantas personas huyen hacia las medicinas alternativas, que tampoco son ninguna panacea pero al menos no tienen efectos secundarios, reacciones adversas o poder para crearte problemas que antes no tenías.

  • CarLoS
    #2 Vota Vota

    2 i CarLoS 06-01-2009 11:34

    Pero si los indicadores de salud muestran que somos mas saludables que nunca eso se debe también a los medicamentos, no? O nuestros abuelos con su alta mortalidad eran mas sanos?

  • yeyo
    #3 Vota Vota

    -1 i yeyo 06-01-2009 12:31

    Si acudios al medico nuestra expectativa es una receta farmacologica. Por decir, la mitad de los medicamento solo valen para reducir nuestra ansiedad de curación y cuvierta la necesidad para que tomarles... Pero el mercado nos recuerda que hay que consumir porque siempre hay algo que comprar que sea bueno para la ansiedad compulsiva del shopping y de los negocio del ocio. Los medicamentos inútiles son parte del mercado del ocio, como las bragas.

  • hablador
    #4 Vota Vota

    12 i hablador 06-01-2009 13:26

    ¿Como que nadie influye en el médico a la hora de recetar?. ¿no han visto a los visitadores médicos en las puertas de las consultas? ¿Que regalos dan a los médicos por recetar lo suyo?. No entiendo como no está prohibido lo que es a todas luces un soborno.

  • House
    #5 Vota Vota

    4 i House 06-01-2009 14:08

    Peor es aún lo de los medicamentos sin receta, porque almenos en el caso de un profesional de la medicina se puede confiar en su ética o pedirle responsabilidades si es necesario. Pero, ¿qué hacemos con barbaridades que se pueden conseguir libremente, sin que ni el médico ni el farmacéutico lo puedan impedir? Pongamos el ejemplo de los antitusivos, por donde campa el supravalorado dextrometorfano como principio activo. Éste "destronó" en su día a la codeína (a mi entender tan sólo porque su nombre no acaba en -ina y por tanto no revela ninguna relación con narcóticos, y no se le considera culpable de ninguna adicción) pero su intoxicación es tanto o más peligrosa y además se presenta en asociaciones irracionales (por ejemplo, con antihistamínicos). Así hemos pasado de tener medicamentos que "colocaban" a tener compuestos a los que, como ya no se los cree dañinos, se les da incluso sabores agradables. Pero estos compuestos, consumidos en exceso --por los niños o ancianos, sobre todo-- de manera accidental, pueden ocasionar crisis muy graves, y en todo caso no evitan el abuso "lúdico", pues en altas dosis tienen efectos disociativos. Me parece que, huyendo de manera un tanto hipócrita de las brasas, se ha caído en el fuego. Y así con muchos más.

  • House
    #6 Vota Vota

    -3 i House 06-01-2009 14:12

    ... Y lo malo será, con todo, que saldrá reforzado el prestigio de los magos y curanderos de las "medicinas alternativas" y las fórmulas curalotodo de la homeopatía (consistente en agua con azúcar y algún colorante), o sea el puro placebo de efecto indemostrable y cuyos seguidores se apoyan en falacias argumentativas, estadísticas supuestas o inventadas, y mentiras en general sobre conspiraciones mundiales por parte de perversas empresas que no quieren que nos curemos...

  • House
    #7 Vota Vota

    -3 i House 06-01-2009 14:21

    Y acabo coincidiendo con Carlos: el ser humano ha practicado la supuesta medicina natural y homeopática hasta hace doscientos años, y el personal moría a los 30. Porque, contra lo que creían entonces y parecen creer algunos hoy, la peste bubónica no se evita oliendo hierbas, y la diabetes se trata con insulina, no con infusiones.

  • Medico Preventivista
    #8 Vota Vota

    4 i Medico Preventivista 06-01-2009 15:01

    Los indicadores de salud han mejorado en España, sobre todo por que han mejorado espectacularmente las condiciones sanitarias en las que vivimos con respecto a nuestros abuelos agua potable accesible para todos los españoles, partos realizados en condiciones de máxima asepsia y previo control de las complicaciones del embarazo, calendario de vacunaciones obligatorio que ha contribuido a un descenso espectacular de la mortalidad y la morbilidad, buena atención sanitaria gratuita en caso de enfermedad, etc. Todo esto tiene poco que ver con el uso abusivo de medicamentos. Los productos más útiles se deben usar muy pocas veces: solo cuando se necesitan.

  • antonio
    #9 Vota Vota

    4 i antonio 06-01-2009 16:05

    Y por que a veces los medicos se empecinan en que sigas tomando un medicamenteo cuando por ejemplo tus niveles de colesterol se han estabilizado y además no los tenias elevados? A ver i algun medico de los que entre por aqui contesta.

  • Valentina
    #10 Vota Vota

    4 i Valentina 06-01-2009 17:34

    Totalmente de acuerdo con hablador, en mi amblatorio (enBilbao Centro) los visitadores médicos a veces obstaculizan la entrada al mismo. Los regalos son, jamones y fines de semana o semana a destinos confortables hasta lujosos u , y ,o lujosos.

  • esculapio
    #11 Vota Vota

    -6 i esculapio 06-01-2009 19:02

    el hablador debe hablar por propia experiencia, no he visto a nadie que regale jamones a los médicos, eso es una leyenda. Nadie dice que porque en la televisión pongan anuncios, al señor Matias Prat le regalan jamones y viajes a la Conchinchina

  • esperanza
    #12 Vota Vota

    6 i esperanza 06-01-2009 19:14

    Por favor, mucho cuidado con las meicinas naturales, no es la primera vez que una hepatitis tóxica está producida por dichas hierbas (lo sé por propia experiencia)

  • Joshua Three
    #13 Vota Vota

    4 i Joshua Three 06-01-2009 19:27

    No se debe menospreciar el poder de las medicinas naturales. Muchos de los fármacos más potentes son, de hecho, sustancias naturales. La diferencia principal es que al no tratarse de productos susceptibles de ser patentados por la industria farmacéutica, no cuentan con el suficiente respaldo técnico (estudios in vitro, in vivo, doble-ciego, seguimiento estadístico, estandarizaciones adecuadas de los principios activos, etc.) para poder ser utilizados de forma óptima por los estamentos médicos. Pero, vamos, que la cicuta, por ejemplo, no por ser natural deja de ser menos fulminante. Yo prefiero poner mi confianza en manos del médico, que por alguna extraña razón creo que cuando receta un medicamento a un enfermo es porque es lo adecuado para su patología.

  • Visitador mdico
    #14 Vota Vota

    3 i Visitador mdico 07-01-2009 01:21

    Soy visitador médico desde hace dos años y mi misión es informar al médico de los estudios que avalan de la calidad de los medicamentos que represento, de las características que los hacen mejores que la competencia e intentar convencerlo para que lo pruebe. Por el código deontológico actualmente existente los obsequios que se le pueden dar a un médico tiene un valor máximo de 18 euros, ¿alguien vende jamones por 18 euros?. Todo laboratorio que pertenezca a Farmaindustria (la gran mayoría) deben de regirse por este código deontológico que además de lo anterior descrito incluye una prohibición expresa en caso de obsequios de mayor importe. Los únicos viajes que se hacen son para asisitir a congresos de medicina donde los médicos se ponen al día de los avances de la medicina, y estos congresos están sufragados por los laboratorios y ya se prohibió hacerlo en lugares exóticos. Es cierto que esto antes era un despelote, pero hace ya bastantes años que esto cambió. Y para el #15 le vendría muy bien leer algo de farmacología y fisiopatología. Saludos!

  • pepe perez
    #15 Vota Vota

    -2 i pepe perez 07-01-2009 01:35

    si los pensionistas pagaran algo por sus medicamentos sabrian elalto valor que representa su desperdicio y si no vean los contenederes del SIGRE llenos de envases sin empezar porque les han cambiado la medicacion y tenian 3 o 4 envases de "reserva"

  • jose antonio
    #16 Vota Vota

    0 i jose antonio 07-01-2009 10:32

    Este ministro de sanidad en un fistro-cobarde. ¿Para cuando la prohibicion de fumar en recintos cerrados, grandes o pequeños?

  • LIBERTAD
    #17 Vota Vota

    2 i LIBERTAD 09-01-2009 15:41

    Mientras sigamos pensando que la respuesta a nuestros problemas vienen de fuera seguiremos sin encontrar la solución y gastando dinero en medicamentos y/o hierbas medicinales; aumentando las ganancias de las multinacionales farmacéuticas. Tendríamos que romper esa cadena y empezar a buscar soluciones cambiando uno mismo desde dentro en la forma de pensar y actuar; sigue siendo útil eso de "mente sana en cuerpo sano". Y a nadie se le escapa que una dieta sana, equilibrada y adecuada a cada persona, con ejercicio moderado y una actitud asertiva con los demás ayuda muchísimo a estar sano. No hace falta potingues de ningún tipo (ni de herbolarios ni de farmacias) para encontrar la salud física y mental que tanto deseamos. Pero mientras no aprendamos esto seguiremos gastando energía y dinero en dar soluciones a síntomas, enmascarando los problemas que subyacen a dichos síntomas, sin ser capaces de ver la causa real que los provoca; por lo que seguimos con el mismo problema y cada vez con más síntomas (incluyendo los producidos por los efectos secundarios de lo que tomamos para medicarnos). En conclusión, si no somos capaces de actuar donde está el problema real (en la profundidad de nuestro ser) seguiremos dando respuestas erróneas que no solucionan ni la causa ni el síntoma.

  • jose
    #18 Vota Vota

    0 i jose 09-01-2009 15:57

    En esta sociedad capitalista globalizada, los medicamentos son también un bien de consumo para que la gente sana (que son más y pueden pagar)aspire a vivir para siempre sana. La gente enferma de paises pobres tienen otros problemas. Alli los visitadores médicos no existen.

No se admiten más comentarios en esta noticia