Público
Público

Unas 3.000 personas protestan en Toledo contra los recortes en educación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Más de 3.000 docentes, padres y alumnos castellanomanchegos han ocupado esta mañana las calles de Toledo formando una marea de camisetas verdes, símbolo de las movilizaciones, en protesta por los "recortes" del Gobierno de María Dolores de Cospedal y en defensa de la enseñanza pública de calidad.

Una pancarta bajo el lema "En defensa de la educación pública. No a los recortes" ha encabezado la que ha sido la quinta movilización de la comunidad educativa castellanomanchega desde que el Ejecutivo regional presentó su plan de ajuste presupuestario el pasado 31 de agosto, que contempla el aumento de dos horas lectivas y la supresión, según los sindicatos, de 800 profesores este curso.

Los manifestantes, convocados por el sindicato STE, han jaleado consignas contra la política de "recortes" de Cospedal, para la que han pedido su dimisión, "por la educación", y le han instado a mantener "más plantilla y menos mantilla".

Entre la marea verde también han sido numerosos los carteles en los que aparecía caricaturizada la presidenta regional en el papel principal de la película de Tim Burton "Eduardo Manostijeras".

Los manifestantes, bajo un estruendo continuo de pitidos, tampoco se han olvidado del consejero de Educación de la comunidad, Marcial Marín, para quien también han pedido su dimisión y le han preguntado: "consejero, ¿por qué nos recortas el empleo?"

Otro numeroso grupo de profesores, vestidos de negro y con máscaras blancas, ha apostado por representar la muerte de la educación pública, cuyo ataúd han llevado en procesión durante todo el recorrido acompañado por una corona de flores.

La manifestación ha recorrido las calles de Toledo desde la plaza de Toros hasta la plaza del Ayuntamiento, donde representantes del sindicato STE han leído un manifiesto y un profesor de Secundaria, un interino y un alumno han protagonizado distintas alocuciones en favor de la educación pública.

En el manifiesto, los representantes sindicales han avisado de que las consecuencias del plan de ajuste "no son un conflicto laboral sin más", sino que supondrán "el desmantelamiento de la enseñanza pública".

Han advertido de que la reducción de personal supone el incremento del número de alumnos por profesor, la necesidad de impartir asignaturas muy diferentes de la especialidad del profesorado y menos tiempo para "preparar clases o actividades extraescolares".

"Solo es el inicio de lo que vendrá después, pues con este plan pretenden ahorrar en los próximos quince meses 137 millones de euros así como cerca de 6 millones en gastos de funcionamiento y hasta ahora no llevan ahorrado nada más que unos 30 millones con el despido de mil profesores", han argumentado.