Público
Público

Un 12% más de demandas de asilo en países ricos en 2008

Los iraquíes son los que más presentan, aunque en el país donde más aumentan las peticiones es Afganistán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El número de solicitantes de asilo en los países industrializados aumentó un 12% en 2008 en comparación con el año anterior, y los iraquíes fueron nuevamente el grupo más numeroso, según ha informado hoy el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Las demandas de asilo crecieron en 2008 por segundo año consecutivo hasta alcanzar las 383.000 peticiones, después de que en 2006 se registrara la tasa más baja en 20 años con 307.000 solicitudes. 'Este aumento se debe en parte al mayor número de solicitudes de asilo realizada por los ciudadanos de Afganistán, Somalia y otros países que sufren conflictos o disturbios', ha explicado ACNUR.

A pesar de que las peticiones de asilo realizadas desde Irak descendieron un 10% en 2008, es el país que más demandas realizó con 40.500 solicitudes, seguido por Somalia (21.800), Rusia (20.500), Afganistán (18.500) y China (17.400). Por otro lado, Afganistán fue el país donde más aumentó la demanda de asilo en comparación con el año anterior (85% de incremento), seguido de Zimbabue (82%), Somalia (77%), Nigeria (71%) y Sri Lanka (24%). Todos estos países experimentaron disturbios o conflictos en 2008.

En relación a los países de acogida, Estados Unidos fue un año más el principal destino de los refugiados en 2008, con 49.000 nuevas solicitudes de asilo, que representan el 13% del total. Sin embargo, ACNUR ha señalado que en los Estados Unidos 'sólo solicitó una petición por cada 1.000 habitantes, mientras que la media en los países de la Unión Europea fue de 2,4 solicitantes de asilo por cada 1.000 habitantes'.

El segundo país de destino de los refugiados en 2008 fue Canadá con 36.900 refugiados, seguido por Francia (35.200), Italia (31.200) y el Reino Unido (30.500).

Los lugares de acogida de refugiados se diversificaron en 2008, 'posiblemente como resultado de la introducción de políticas de asilo más estrictas en los países de destino más tradicionales', como es el caso de Suecia, donde la demanda de asilo por parte de los iraquíes ha descendido un 67% entre 2007 y 2008.