Público
Público

El 12% de la riqueza ya procede del sol y playa

21 millones de extranjeros visitaron España en verano

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ni una sombrilla en las playas. Ni crema protectora, ni granizados. El verano se ha ido de la práctica totalidad del paisaje español, dejando como souvenir un buen puñado de cifras. Son buenas.

Casi 21 millones de turistas extranjeros visitaron España en la temporada alta (que incluye los meses de julio, agosto y septiembre), un 8,5% más que en el mismo periodo de 2010. En los nueve primeros meses del año fueron 45,8 millones, un 8% más.

Es 'uno de los mejores años en materia turística de la historia', recordó ayer el ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, que calificó al turismo como 'el petróleo español'.

El sol y la playa vuelven a cobrar protagonismo en la maltrecha economía española, con un peso que con la crisis y el estallido de la burbuja inmobiliaria ha vuelto a superar al ladrillo. Según Sebastián, la previsión es que el peso del turismo en el PIB español en 2011 escale hasta 'cerca del 12%', frente al 10% que suponía en los años en que España pensaba que podía crecer enganchada en una grúa.

La entrada de viajeros de fuera lleva un aumento en el año del 8%

Ahora, con el candidato socialista a las elecciones generales, Alfredo Pérez Rubalcaba, reconociendo a los medios que quizás debieron pinchar la burbuja antes, el turismo se convierte en una tabla a la que agarrarse se mire por donde se mire. 'Es un sector que genera empleo de forma recurrente', comentó ayer Sebastián, 'no como la construcción, que deja de generar empleo cuando las casas se terminan'.

Aunque el ministro le restó importancia, todo el sector coincide en que la inestabilidad en el norte de África ha sido crucial para lograr las cifras alcanzadas. Según Sebastián, 'ese turismo no tiene por qué ser coyuntural si se consigue fidelizar a los turistas llegados este año'.

La llegada de alemanes se frena por la situación económica del país

El detalle de las llegadas da unas cuantas pistas además de cómo están las economías de los países de origen de los turistas que visitan España. El caso alemán, la teórica locomotora de Europa, es una prueba más del frenazo que ha sufrido su economía, cuyo crecimiento para 2012 fue drásticamente revisado a la baja la semana pasada. Alemania, segundo país por número de turistas llegados a España con el 18,8% del total, sólo mostró un incremento del 1,7% en los primeros nueve meses de este año.

Reino Unido, primer mercado emisor de turistas hacia España con el 28% de los viajeros llegados al país, creció un 9,2% entre enero y septiembre. El británico fue el mercado que más hizo sufrir a España en los dos peores años de la crisis para el turismo debido al desfavorable cambio de la libra con el euro y a su situación económica.