Público
Público

El 15-O: más de 800 ciudades, 70 países y una fecha

Cientos de puntos llenan el mapa de convocatorias para el próximo sábado a lo largo de los cinco continentes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Indignados de más de 800 ciudades y 70 países aspiran a 'tomar' calles y plazas este sábado, 15 de octubre, para pedir una democracia real.

En España, desde las menos pobladas, como Badajoz  o Salamanca, hasta las más grandes, como Madrid o Barcelona, decenas de ciudades han confirmado ya su participación en la convocatoria global del 15 de octubre.

La protesta de Madrid, que volverá a juntar las marchas de las ciudades de los alrededores, igual que el pasado julio, será, previsiblemente, la más multitudinaria. Los organizadores han colgado un horario con puntos de encuentro de las diferentes columnas, que han sido convocadas a su vez por las asambleas de cada localidad. Una vez juntas, recorrerán el trayecto desde Cibeles hasta Sol.

Tras el final de la manifestación en Madrid, está previsto que se desarrollen actividades durante toda la noche en la Puerta del Sol.

Entre ellas habrá una performance en la que los manifestantes se dejarán caer al suelo como si estuvieran muertos 'por la avaricia de los banqueros, que han llenado los bolsillos de unos pocos a costa de todos', explica Pablo Padilla, miembro de Juventud Sin Futuro, uno de los colectivos convocantes.

Una vez en el suelo, 'la orquesta solfónica', nombre por el que se conoce la orquesta sinfónica de Sol, comenzará a tocar la 9ª de Beethoven mientras se hace un grito mudo.

A las 22:00 horas está prevista la celebración de una asamblea y, aunque desde la organización no se va a promover la acampada en Sol, no se descarta que haya gente que, a título individual, se decida por plantar una tienda en el kilómetro cero de la capital.

El 15 de octubre es la primera convocatoria a nivel mundial que logra un apoyo tan contundente. 'Yo sólo recuerdo las protestas contra la guerra de Irak', comenta Padilla.

'Igual que la acción de los mercados, la resistencia tiene que ser global', explica Pablo Padilla

'No debemos engañarnos, una movilización de un día no hace que las cosas cambien, pero sirve para tomar conciencia de que el cambio tiene que ser global. Los escenarios locales tienen sus características concretas pero los mercados son capaces de imponer sus políticas a nivel global, por eso la resistencia tiene que articularse también a nivel global', explica.

Por eso, el 15-O tiene como objetivo 'demostrar en España que el movimiento 15M sigue vivo y que en el mundo hay un cambio de conciencia'. Sin embargo, Padilla reconoce que queda mucho por hacer y que lo importante 'no es solo el 15-O, si no también el 16-O, el 17-O... el verdadero trabajo viene después'.

Tras prender en los países árabes del norte de África y extenderse a España con el movimiento 15-M, la llama ha crecido ya en los cinco continentes. En EEUU, el movimiento ha adoptado un nuevo lema, propuesto para el seguimiento en Twitter de las manifestaciones, aún más contundente que los anteriores: 'We are the 99%' (Somos el 99%). La élite a la que apuntan, ese 1%, tendrá que escucharlos el próximo sábado.

'Los poderes trabajan para el beneficio de solo unos pocos, ignorando el deseo de la gran mayoría y el precio que, tanto los seres humanos como el medio ambiente, tenemos que pagar', explican en la web que los indignados han creado  para coordinar esta acción no-violenta a nivel global. 'No somos mercancía en manos de políticos y banqueros, no nos representan', denuncian.

'Es la hora de que nos unamos. Es la hora de que nos escuchen'

'Es la hora de que nosotros nos unamos. Es la hora de que ellos escuchen', concluyen en un mensaje dirigido a activistas de todo el mundo.

Ni siquiera China se libra de la protesta indignada, con Hong Kong y Taipei como las primeras ciudades confirmadas. En EEUU y Europa las convocatorias se cuentan por cientos y, en Latinoamérica, Brasil será la que vea mayor número de movilizaciones.

Los países protagonistas de la primavera árabe, como Egipto, Túnez o Maruecos, también tendrán sus manifestaciones. Israel tampoco se libra: las localidades de Tel Aviv, Jerusalén y Haifa tendrán su ración de indignación.