Público
Público

150 Heridos en un terremoto en Ica, la región más inestable del Perú

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La región más sísmica de Perú, la sureña Ica, sufrió hoy de madrugada un terremoto de 6,2 grados de magnitud que causó 150 heridos y dañó 732 casas, cinco años después del devastador sismo que mató a casi 600 personas en la misma zona.

Las últimas cifras fueron proporcionadas hoy por los ministros de Defensa, Alberto Otárola, y de la Mujer, Ana Jara, quienes visitaron la zona del sismo "para tranquilizar a la población", según dijeron en una rueda de prensa ofrecida a su regreso a Lima.

Según las cifras oficiales, el sismo también dejó 712 personas afectadas y 491 damnificados.

Jara anunció hoy que su despacho brindará ayuda social a los afectados ya que, según dijo, "se sobrepasó la atención en las puestos médicos".

"Hay ciudadanos que refieren que no van a los hospitales por temor o porque no tienen recursos. Existe una ley que obliga la atención gratuita por emergencia en los hospitales", remarcó.

El terremoto, en los primeros diez minutos de este lunes (05.10 GMT), con el epicentro a 47 kilómetros al suroeste de Ica y a una profundidad de 48 kilómetros, se sintió también en las regiones de Lima y Junín, en el centro de Perú, y en las de Ayacucho, Huancavelica y Arequipa, al sur del país.

Un segundo movimiento telúrico de 4,0 grados de magnitud en la escala de Richter se produjo a las 09.20 hora local (14.20 GMT), pero tuvo una mayor profundidad, a 58 kilómetros, por lo que sólo fue perceptible en Ica.

La mayor cantidad de heridos se produjo por el temor y la desesperación de la población por salir de sus casas.

La mayoría ya fueron dados de alta y sólo cuatro tienen lesiones de consideración y permanecen ingresados, aclaró el director de Defensa Civil en Ica, César Chonate, al canal N.

Los principales daños materiales en casas y edificios públicos se han producido en el centro de la ciudad de Ica, una urbe que fue duramente golpeada en el terremoto del 2007 por la destrucción de más de 85.000 viviendas y la muerte de 595 personas.

El presidente del Consejo de Ministros, Oscar Valdés, dijo que "el Estado siempre estará atento a este tipo de emergencias", tras expresar su solidaridad con los heridos.

Por su parte, la vicepresidenta Marisol Espinoza, declaró a Radio Nacional que "el Gobierno ha reaccionado como corresponde, oportunamente, desde que se realizaron los primeros reportes".

Espinoza llamó a reflexionar sobre las políticas estatales de prevención dado que "la mayoría de personas que han resultado heridas ha sido por contusiones y atropellos".

A pesar de que Ica es una de las principales ciudades del país, por su intenso movimiento económico, por la agroindustria y el comercio, la reconstrucción por el terremoto de 2007 es aún una tarea pendiente para el Gobierno.

Las calles de la región todavía tenían 283.000 metros cúbicos de escombros en septiembre pasado, cuando el Gobierno de Ollanta Humala encargó al Ejército las labores de limpieza, después de haber aprobado una serie de medidas para reponer los servicios públicos en algunas comunidades que seguían sin ellos desde el sismo.

Las autoridades regionales de Ica promovieron marchas de protesta para denunciar la mala gestión de los fondos destinados a la limpieza de escombros y la indiferencia del entonces Gobierno de Alan García.

Tras el sismo, el Ejecutivo de García (2006-2011) entregó bonos de 2.142 dólares a los damnificados para la reconstrucción de sus casas y creó el Fondo de Reconstrucción del Sur (FORSUR) con más de 1.000 millones de dólares, pero aparentemente la burocracia y los malos manejos terminaron diluyendo los planes de reconstrucción.