Publicado: 31.01.2014 17:52 |Actualizado: 31.01.2014 17:52

Unas 17.000 niñas en España están en riesgo de sufrir mutilación genital

El número de jóvenes provenientes de países donde se practica la ablación se ha incrementado un 61% en los últimos cuatro años.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El número de niñas y jóvenes en riesgo de padecer mutilación genital en España se ha incrementado un 61% en los últimos cuatro años en España y ahora son casi 17.000 las menores de 15 años en esta situación, hijas de familias procedentes de países africanos en los que se realiza esta práctica.

Catalunya concentra el 36,6% del total de estas jóvenes de menos de 15 años, con más de 6.000 chicas, unas 2.000 más que en 2008, mientras que el municipio español con más mujeres menores procedentes de países donde se practica la Mutilación Genital Femenina (MGF) es Zaragoza, con 818 en riesgo de padecerla.

En la comunidad de Madrid residen unas 2.000 jóvenes, en Andalucía y la Comunidad Valenciana, 1.500, y en Aragón, Canarias, Baleares y País Vasco están empadronadas alrededor del millar.

Estos datos forman parte del Mapa de la MGF en España 2012, que este viernes dio a conocer en rueda de prensa en Barcelona la antropóloga Adriana Kaplan, que dirige la Fundación Wassu de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y trabaja desde hace más de veinte años en la prevención de esta costumbre, extendida en numerosos países principalmente en el África subsahariana.

Kaplan considera que disponer de esta información pormenorizada de la población en riesgo de padecer MGF por comunidades autónomas y municipios españoles "permite aproximarnos a la realidad y es esencial para cualquier tipo de planificación para la prevención primaria en salud, trabajo social y educación".

Se trata, consideró la antropóloga, de "explorar el interior de la cifra creciente de inmigración subsahariana", establecer la procedencia, la edad y la distribución de la población en el territorio español para "orientar el trabajo preventivo dirigido al abandono de la práctica".

El aumento de población femenina menor de 15 años ha sido intenso desde el año 2008 en la mayoría de regiones españolas y, así, el Principado de Asturias la ha multiplicado por cinco aunque la cifra global parezca pequeña, con 64 niñas; País Vasco, Cantabria y Castilla-La Mancha la han triplicado y Murcia, Baleares y Galicia la han duplicado.

Este informe constituye la cuarta actualización del mapa, con anteriores ediciones en los años 2001, 2005 y 2009, lo que permite la comparación con lo que sucedía en esos momentos y ver la evolución de esta práctica ancestral, extendida en 28 países africanos y que afecta a más de 140 millones de mujeres en todo el mundo debido a la que Kaplan ha denominado "diáspora" africana.

Según ha explicado la antropóloga, el Gobierno de Euskadi ha optado por afrontar la prevención de la mutilación genital femenina y "ya se ha puesto manos a la obra para formar" a sus profesionales de la salud, contrariamente a lo que ha sucedido en Catalunya, donde en los últimos años se ha rebajado el nivel de formación y se ha optado por recurrir a la policía para atajar la MTG.

Los médicos de familia, pediatras y ginecólogos de la atención primaria, "que ya están trabajando con las familias", son los que deberían ser formados para prevenir que las niñas de familias africanas puedan ser víctimas de la mutilación, ha considerado Kaplan, que ha añadido que "no es una cuestión de crear cosas nuevas, sino de voluntad política".

Por otra parte, Kaplan elogió el denominado documento "compromiso preventivo" para evitar la MGF cuando las niñas viajan a los países de origen de los padres y en el que se informa de los datos de la menor, de la persona responsable de la misma, del doctor que la atiende y se informa del marco legal existente en España sobre esta práctica.

Este compromiso por escrito permite a los padres no tener que enfrentarse con sus comunidades de origen y justificar que no realicen a sus hijas la mutilación, y es una fórmula que respeta a la vez a la menor y las costumbres de sus ascendientes, ha opinado Adriana Kaplan.