Público
Público

21-21. España arranca la segunda fase con un empate que pudo ser más

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

España arrancó la segunda fase del Mundial de balonmano femenino de China con un empate a 21 que pudo ser mejor resultado, porque el conjunto de Jorge Dueñas fue el que llevó la iniciativa y las ventajas llegaron a ser hasta de cuatro goles en el primer periodo con un 4-8.

La salida de Andrea Barno, con dos goles en menos de un minuto, le concedió la iniciativa a la selección española, que mandaba en el juego y en el electrónico, tanto que a los 17 minutos Marta Mangué estableció la mayor distancia a favor de la 'roja'.

Las húngaras, que necesitaban la victoria como el comer, no se desmoronaron y paulatinamente acortaron distancias hasta el 8-9 que al descanso se convirtió en 8-10.

El partido se equilibró notablemente, tanto que Zsuzsanna Tomori elevó las tablas (10-10, m.35), y aunque Carmen Dolores Martín y Macarena Aguilar reabrieron el hueco (12-15, m.43) no le fue suficiente al equipo de Dueñas.

El equipo magiar se amarró a la pista y consiguió mantenerse en el partido, tanto que ya no concedió a España más de un gol de ventaja y a seis segundos del final Szandra Zacsik firmó el definitivo 21-21 que puede saber a poco al cuadro hispano.

España se enfrentará mañana, domingo, a la potente Rumanía.

Ficha técnica:

21 - Hungría: Herr, Zacsik (5), Kovacsics (2, 1p), Bulath (4, 1p), Katalin Toth (2), Szabo (1), Timea Toth (-), Bodi (1), Szekeres (-), Organ (2), Juhasz (3) y Tomori (1).

21 - España: Cristina González, Barno (3), Martín (6, 4p), Nely Carla (-), Bea Fernández (1), Cuadrado (1), Mangué (2, 1p), Aguilar (2), Benzal (-), Pinedo (1), Begoña Fernández (4) y Oncina (1).

Marcador cada cinco minutos: 1-3, 3-4, 4-7, 4-8, 8-9, 8-10 (descanso), 10-11, 12-13, 14-16, 16-18, 19-19 y 21-21.

Árbitros: Brunovsky y Canda (SVK). Excluyeron por dos minutos a Zacsik, Kovacsics, Szekeres, Cuadrado, Benzal y Pinedo, y en tres ocasiones a Juhasz.

Incidencias: Partido de la primera jornada de la fase principal disputado en el Gimnasio de Deportes Cental de Suzhou ante unos 500 espectadores.