Público
Público

Sólo 22 productos se abaratan durante la crisis

Las patatas, los medicamentos y la ropa son los únicos artículos básicos que han bajado sus precios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Durante los cuatro años de crisis, si se toma como punto de arranque el verano de 2007 cuando estallaron las hipotecas subprime en EEUU, los sueldos han subido en Espa-ña un 11,4%. El incremento salarial ha servido para lograr una escasa ganancia de poder de compra, frente al 9,2% que ha aumentado la inflación. La vida es más cara, pese a la caída del consumo y a la menor actividad de estos años de crisis, en los que sólo una minoría de los productos del mercado se han abaratado.

Así, apenas 22 del centenar largo de artículos con los que se elabora el Índice de Precios de Consumo (IPC) se han abaratado durante los cuatro años de crisis. En agosto pasado, productos básicos como el aceite, las patatas, los medicamentos o las prendas de vestir mostraban precios que eran apreciablemente inferiores a los que existían en el verano de 2007, cuando comenzaron las primeras señales de inestabilidad en el sector financiero.

Los artículos que se han abaratado sólo representan un 17,6% del total

También otros artículos que no son de primera necesidad han experimentado la tónica de caída de precios observada en los básicos. Los automóviles, los equipos telefónicos y las tarifas de las llamadas (tanto nacionales como internacionales), los equipos informáticos y los fotográficos, los juegos y juguetes y los electrodomésticos completan la lista.

Sin embargo, esta cesta de 22 productos sólo representa un 17,6% de la relación elaborada por el INE, compuesta por un total de 125 bienes finales. Es más, en estos cuatro años de crisis, el número de productos que se han encarecido, un 82,4%, quintuplica el de aquellos que se han abaratado.

Los motivos comunes que explican esta caída de precios se basan en la bajada del consumo de los hogares, en una oferta más agresiva entre empresas del mismo sector en busca de la liquidación de stock, en la preferencia de los consumidores por las marcas blancas y en una mejora de la tecnología, que se traduce en una bajada de costes.

Las mayores caídas de precios no son de productos de primera necesidad

'Hemos tenido que sacrificar rentabilidad para mantener facturación y cuota de mercado', reconoce Ignacio Gaspar, director general de Toy Planet, uno de los principales fabricantes nacionales de juguetes. Esta práctica es asumida hoy día por la mayoría de empresas españolas.

De los 22 productos que han variado sus precios a la baja desde 2007, los equipos telefónicos, fotográficos y cinematográficos, los informáticos y los de imagen y sonido son los que muestran una mayor disminución. Los medicamentos y otros productos farmacéuticos se sitúan en quinto lugar, pero bastante alejados de los anteriores. Los que apenas han bajado son artículos como las prendas de vestir de niño y bebé, servicios telefónicos y soporte para el registro de imagen y sonido. Del total, sólo tres (medicamentos, ropa y patatas) se enmarcan en lo que se considerarían bienes de primera necesidad.

El precio de los medicamentos y otros productos farmacéuticos (regulado por el Estado a través de un sistema de precios de referencia), se ha reducido en un 20,2% gracias a la combinación de dos políticas bien distintas.

La primera es una medida estructural, llevada a cabo desde 2004 y que busca un ahorro fijo gracias a una posición activa por parte de las autoridades sanitarias hacia los fármacos sin patentes y los genéricos. La segunda, formulada como una medida anticrisis, consiste en la bajada del 7,5% forzada en 2010 para los medicamentos que sí tienen patentes, explica José Martínez, secretario general de Sanidad.

Para acentuar esta segunda vía, el Gobierno aprobó el pasado 19 de agosto la obligación de que los médicos receten el principio activo y no la marca comercial de las medicinas. También rebajó en un 15% el precio de aquellas que lleven más de diez años en el mercado, aunque no tengan genérico. Se prevé que el ahorro en gasto farmacéutico rondará los 2.400 millones.

Los juguetes y juegos, por su parte, se han abaratado un 6,6%. Según Lorenzo de Benito, director comercial de Toys 'R' Us Iberia, los videojuegos han sido el artículo que más ha sufrido esa caída. Una videoconsola PlayStation 3, que hace sólo un par de años costaba más de 350 euros, hoy puede encontrarse por 249 euros. En cuanto a los juguetes y juegos tradicionales, la tendencia del consumidor es la de buscar marcas blancas (más baratas que las originales), asegura De Benito.

Más de un 80% de los artículos recogidos en el IPC se han encarecido desde que en 2007 empezaran a asomar los primeros indicios del estallido de burbuja inmobiliaria. Entreesos productos, aparece el alquiler de la vivienda. Desde julio de ese año hasta julio de 2011, el precio de los alquileres ha experimentado un crecimiento de hasta un 9,5%.

Sin embargo, el precio del metro cuadrado en la compra de vivienda nueva y de segunda mano ha caído un 14,7% en el mismo periodo que lo hizo el alquiler, según el Índice de Precios de Vivienda (IPV), emitido por el Ministerio de Fomento y que no se incluye en el IPC. Con el inicio de la crisis, el precio de la vivienda cayó a pasos agigantados hasta alcanzar, en el primer trimestre de 2009, el índice más bajo desde 2007. A partir de ahí, el valor fue aumentando gradualmente hasta mediados de 2010, pero siempre en puntos negativos. Desde el pasado año, los precios han experimentado una bajada muy leve.