Público
Público

25 artistas latinoamericanos por primera vez en la Bienal de Arte de Pekín

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Veinticinco artistas jóvenes representan con sus obras en diversos soportes por primera vez en una misma galería a América Latina en la "Bienal de las Artes de Pekín 2009", que se celebra hasta el 12 de septiembre en la zona de arte joven 798 de Pekín.

Según los comisarios de la muestra, los chilenos Nicolás y Katiushka Arze, en la selección se priorizó más que la temática o el historial de exposiciones "la conciencia del oficio, línea de trabajo y conocimientos de la técnica ya que, desafortunadamente, el arte joven tiende a ser flojo en oficio y técnica".

"En el proceso, descubrimos que el término 'artista latinoamericano' es demasiado amplio y no hay conexiones evidentes por lo que fue su impulso productivo y sentido fundamental por el trabajo lo que nos llevó a invitar, por ejemplo, al hondureño Freddy Selva o a la uruguaya Silvina Arismendi", afirmó Nicolás.

Junto a ellos, exhiben sus obras los colombianos Carlos Motta, Ícaro Zorbar, Martin Sastre, Carlos Bonil, Nicolás Cuestas y Lorena Kraus, la argentina Tamara Kostianovsky, la brasileña Antonia Días Leite, la peruana Maya Watanabe o la mexicana Ana Roldán, cuya composición de banderas "Colombia, Chile, Uruguay, México y Brasil" tuvo mucho éxito.

Cristóbal Cea, el propio matrimonio Arze, Ariel Bustamante, Francisca Benítez, Carla Cari, Sebastián Malahut, Alejandro Moreno, Felipe Santander, Nicolás Grum, Aymara Zegers, Paula Anguita y Nicolás Rupcich en colaboración con Emilio Marvin, son chilenos.

Rupcich acudió a Pekín con el vídeo HD de 6 minutos "Gran piscina", que muestra la de 8 hectáreas y 1.013 metros en San Alfonso del Mar frente al Pacífico por un centro vacacional privado y que está vacía la mayor parte del año.

"Con el arquitecto Emilio Marvin mostramos la artificialidad del espacio diseñado y como la imagen paradisíaca es mediatizada por el hombre. Una imagen de doble efecto: ficción y artificialidad, idealizada sobre un lugar de vacaciones y desde donde se contempla un doble horizonte", dijo Rupcich a Efe.

Los 69 dibujos que integran la obra "Líneas de propiedad" (signos que marcan la propiedad privada en calles y ante edificios en la ciudad de Nueva York), de Francisca Benítez, ocupan una pared de la galería dedicada al arte contemporáneo latinoamericano en la Bienal.

"Estoy muy feliz de mostrar en China cómo en EEUU la propiedad privada es sagrada, con signos a veces muy pequeños como el del Federal Hall National Memorial frente a la Bolsa de Wall Street, lugar donde juró como presidente George W. Washington", dijo a Efe.

"El arte chileno no tiene nada que envidiar al chino aunque no tenga tanto mercado o interés", dijo a EFE Arze.

El matrimonio Arze residió año y medio en China y organizó en 2007 en Shanghái la exhibición "Chile y China SWEN" con una decena de artistas chilenos y que llevó a la invitación a la Bienal.

"Nosotros habíamos llegado al arte visual en 2003 y además de comisarios, participamos en las exposiciones con instalaciones de pantallas mínimas del tamaño de un iphone que permiten al público acercarse a las obras", destacó Nicolás.

La Fundación que crearon, con apoyo del Gobierno y empresas privadas chilenas, les permitió establecer una red de artistas chilenos y chinos que ya originó la obtención de residencias en China para ocho artistas del país suramericano.

"Apoyamos la búsqueda distinta y la dignidad artística de los artistas chilenos que con otros latinoamericanos muestran la vanguardia y la sensibilidad especial de todo un continente", dijo a Efe el embajador de Chile en China, Fernando Reyes Matta.

Reyes Matta alabó designar "Constelaciones" a la actual edición de la Bienal "porque tienen estrellas de todos los tamaños, con luminosidad distinta y en distancias diversas y Chile es el país donde más astrónomos observan el Universo".

"El diálogo artístico entre culturas fortalece las convicciones propias abriendo los ojos a nuevas perspectivas", concluyó el embajador.