Público
Público

El 28% de los motoristas accidentados tienen carné con menos de 3 años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El 28% de los motoristas accidentados en carretera tenían carné con una antigüedad de tres años o menos, según la DGT. La inexperiencia de algunos conductores, unida al aumento en las ventas de motos, o el déficit de infraestructuras, podría explicar el notable incremento de accidentes mortales en 2007.

Según los datos facilitados a EFE por el Observatorio de Seguridad Vial de la Dirección General de Tráfico (DGT), en 2006, último periodo con estos datos disponibles, el 21% de los conductores implicados en accidentes con víctimas (muertos o heridos) en carretera tenían un carné con dos años o menos de antigüedad, y el 28% con tres años o menos.

Para la extracción de estos datos, el Observatorio de Seguridad Vial analizó accidentes en los que resultaron implicados 2.767 motoristas que tenían permiso de la clase A o A-1.

La alarma saltó este verano cuando la DGT anunció las cifras de siniestralidad en vehículos de dos ruedas de enero a julio de 2007: 244 muertos, 53 más que en el mismo período del año anterior lo que supone un aumento del 28%. A 11 de septiembre la cifra de muertos creció hasta los 390. En julio y en agosto se registró un aumento del 50 por ciento respecto a los mismos meses del año anterior.

Ante estas trágicas estadísticas, el pasado 18 de septiembre el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, anunció que se está avanzando en un plan de Seguridad Vial específico para las motos, en el seno del G52, un grupo creado por la DGT a principios de año en el que participan asociaciones, constructores de vehículos, aseguradoras, infraestructuras, administraciones, etc.

Se pretende modificar el permiso de conducir de tal forma que quien conduzca motos de alta cilindrada tenga "una experiencia razonable previa", dijo el ministro. La reforma prevé un acceso progresivo para menores de 24 años.

¿DEMASIADA POTENCIA? ¿Por qué se está produciendo ese fuerte incremento de siniestralidad?. "Esa es la pregunta del millón" afirma en declaraciones a EFE la directora del Observatorio de Seguridad Vial de la Dirección General de Tráfico, Anna Ferrer, que cree que "a más motos más accidentes". "Hay más motos en la carretera. Está claro que a más gente más accidentes, pero no nos podemos conformar porque también el parque de automóviles ha aumentado en los últimos años mientras que la accidentalidad ha bajado gracias a las medidas adoptadas por todos las parte implicadas en el sector", afirma Anna Ferrer. La investigación del sector y la mejora en los automóviles y en sus elementos de seguridad ha sido altísima, y "el sector de la moto tendrá que entrar en esa vía. Ahí tendremos que hacer algo nosotros y ellos", dice la directora del Observatorio. Las cifras de este verano, según un informe que publicó la DGT el pasado mes julio, indicaban que a partir de marzo la siniestralidad se había trasladado a la carretera, en fin de semana, en motos de gran cilindrada conducidas por personas adultas. Hasta entonces -explica Ferrer- estábamos observando las consecuencias del cambio de normativa, que en 2004 posibilitó la conducción de motos de entre 76 y 125 cc con permiso de coche y tres años de experiencia, en desplazamientos que se centraban en la ciudad. "Nos sorprendió este verano la cilindrada de las motos implicadas: el 88 por ciento de los accidentes mortales en carretera fueron con motos que superaban los 500 cc, un 36,3 por ciento tenían más de 750 cc", dice Ferrer. Aunque afirma que "no está contrastada la posible inexperiencia de los conductores como causa de la siniestralidad", reconoce que tanto para conductores de coches como de motos "el momento de más peligro no está en los primeros meses tras la aprobación del carné sino en el segundo o tercer año, cuando se creen que ya tienen experiencia y no es así". Asegura que para motos de alta cilindrada se necesita un permiso especial, y "no deberían conducirlas personas que se suben por primera vez a un vehículo de dos ruedas". En las reuniones del G52 "voy a pedir a las asociaciones de motoristas que me expliquen si es razonable la alta potencia de algunos vehículos". Consciente de las críticas al déficit de las infraestructuras como otro posible factor de la siniestralidad, Anna Ferrer afirma que "las carreteras están diseñadas para los usuarios más numerosos y ahora están creciendo otro tipo de usuarios. Estamos hablando de 200.000 kilómetros de red y las medidas sobre carreteras son a largo plazo no a corto plazo". SE DISPARAN LAS VENTAS ANESDOR, Asociación de Empresas del Sector de las dos Ruedas, pone cifras al incremento en la venta y matriculación. "En los últimos tres años (2004-2006) se han comercializado más motos (587.176) en total que en el período 1994-2003 (508.270), dice a EFE su secretario general, José Franqueira. Puede que exista un factor de inexperiencia de algunos conductores "pero no simplifiquemos -subraya-, porque existe un problema importante de infraestructuras con los guardarraíles y los puntos negros de accidente". No obstante, reconoce que según varios estudios en dos de cada tres accidentes en los que hay implicado un coche y una moto, el culpable es el turismo. Con el "enorme" aumento de ventas de motos en los últimos años "hay mucho corderito suelto para que los lobos lo devoren". Juan Manuel Reyes, presidente de la Asociación Mutua Motera, cree que en la alta siniestralidad confluyen una serie de factores como el fuerte incremento de las ventas, la formación:"el carné está más dirigido ahora a aprobar un examen que a enseñar a conducir", y la deficiencia en las carreteras que "provocan accidentes y agrava sus consecuencias". "Las infraestructuras que mejoran la seguridad vial de los automovilistas (guardarraíles, pinturas que deslizan, señales verticales) nos matan", añade Reyes que también echa en falta un plan de aprendizaje del automovilista respecto al motorista. "El conductor de coche que nunca ha llevado una moto carece de la empatía suficiente para ponerse en el lugar del motero, se comporta respecto a las motos igual que con los coches", explica. La inexperiencia en la conducción no es un factor determinante, a juicio de Reyes pero dice: "todos conocemos gente de 30 ó 40 años que se compra una moto de gran cilindrada sin prácticamente experiencia, pero son una minoría que no justifica el fuerte incremento de siniestralidad".