Público
Público

300 españoles lucharán en Somalia contra la piratería

España liderará la fuerza europea desde abril de 2009

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El trabajo diplomático realizado por España y Francia para promover una flota que ofrezca protección a los buques internacionales en las costas somalíes ha dado sus frutos. El próximo 8 de diciembre comenzará el despliegue de la Operación Atalanta, para luchar contra la piratería que hostiga desde hace meses el tráfico marítimo en esa zona del oceano Índico.

España participará en ella desde principios de 2009 con la fragata Victoria. A los 170 tripulantes habituales se unirán 17 militares de la unidad aérea embarcada y seis infantes de marina encargados de la protección del buque. En algunas de las rotaciones, España contará también para el aprovisionamiento con la presencia de un petrolero de flota. Otros 114 militares se incorporarán con él a la misión.

Este anuncio fue realizado por la ministra de Defensa, Carme Chacón, durante la presentación en el Congreso de la directiva de Defensa Nacional, que marcará las políticas de seguridad hasta 2012. Chacón adelantó que la directiva parte de un 'concepto amplio de la seguridad' que trata de adaptarse a un mundo cambiante en el que los riesgos se diversifican.

En total, formarán la misión alrededor de mil efectivos de ochos países de la Unión Europea, entre ellos Francia, Reino Unido, Alemania o Grecia. La misión permanece abierta, además, a países extracomunitarios afectados por los ataques de los piratas. Rusia, India y Arabia Saudí han mostrado la intención de colaborar con la fuerza de protección.

Pionero en Somalia

La contribución de España no se limitará a prestar tropas. Durante la época de mayor actividad de los atuneros españoles, a partir de abril del año que viene, será un español, el capitán de navío Juan Garat Caramé, quien comande la misión internacional.

Los detalles de la misión quedarán aclarados el próximo día 10 de diciembre, cuando Chacón comparezca para explicar el desarrollo de las misiones internacionales en las que participa el Ejército.

España ya intervino en Somalia hace varias semanas. Desde entonces, un avión de patrulla marítima P3-Orión con sede en la base francesa de Yibuti ofrece seguridad en la zona. Además, junto al país vecino, la diplomacia española ha trabajado para convencer a la comunidad internacional de los riesgos que los ataques suponen para la flota comercial que navega por la costa africana. Los más de 2.000 piratas que operan en Somalia han protagonizado más de 120 ataques en lo que va de año. Medio centenar de barcos cayeron en sus manos.

El trabajo de ambos países ha provocado dos resoluciones de la ONU contra la piratería. En el ámbito de la OTAN, un mandato obliga desde el 8 de octubre a sus agrupaciones navales a que presten socorro a los buques amenazados.