Público
Público

300 Personas continúan detenidas en Irán por las protestas del día de Ashura

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Una 500 personas fueron detenidas, 300 de las cuales permanecen arrestadas, y 120 miembros de las Fuerzas de Seguridad resultaron heridos durante los disturbios del pasado domingo en Teherán cuando se celebraba la festividad chií de Ashura, afirmó hoy el jefe de la Policía iraní, Ismail Ahmadi Moghadam.

En declaraciones divulgadas por la agencia oficial de noticias local Irna, el general iraní advirtió, asimismo, que a partir de ahora la Policía actuará con toda la dureza contra quienes provocan los disturbios.

"Durante este día (el pasado domingo) fueron arrestadas 500 personas, y tras las investigaciones, un número de ellos fueron liberados. Alrededor de 300 permanecen aún detenidos", explicó.

"Un total de 120 agentes de policía resultaron heridos, de los que 60 aún permanecen ingresados en hospitales. Entre ellos hay un oficial de alta graduación... Dos vehículos y varias motocicletas resultaron dañadas", agregó.

Moghadam recomendó a los que protestan que se desliguen de los que provocan disturbios y reiteró que a partir de esta fecha la acción de las Fuerzas de Seguridad "va a ser muy dura".

"Que estas personas sepan que la Policía no se va a quedar de brazos cruzados. Va a utilizar todos los medios a su alcance para hacer frente a los que causan disturbios. Por eso los que protestan deben separase de ellos", explicó Moghadam en una declaración divulgada por la agencia de noticias local Mehr.

El pasado domingo, día en que los chiíes celebran su fiesta más sagrada, "Ashura", la oposición iraní volvió a tomar las calles para protestar contra el Gobierno y la actuación del régimen en los últimos seis meses.

En los disturbios, que se repiten desde que el pasado junio el presidente Mahmud Ahmadineyad resultara elegido en unas polémicas elecciones cuyo resultado la oposición considera fraudulento, murieron al menos ocho personas, según cifras oficiales.

La acción represiva de las Fuerzas de Seguridad iraníes ha sido también criticada con dureza por Estados Unidos y la Unión Europea así como por asociaciones defensoras de los derechos humanos.

Las muertes en un día tan señalado para los chiíes han colocado al régimen en una nueva encrucijada y endurecido el pulso que se dirime en el seno del régimen.