Público
Público

33-25. España sella su billete para el Mundial de Suecia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La selección española de balonmano certificó su presencia en el próximo Campeonato del Mundo de Suecia 2011, tras imponerse por un contundente 33-25 a Portugal, en un encuentro en el que el conjunto español, pese al cansancio, enmendó los errores cometidos en la ida.

Y es que, al menos de inicio, la selección española volvió a sufrir enormemente tanto para superar la intensa defensa 5-1 de Portugal como para frenar a los lanzadores lusos, en especial al lateral derecho Claudio Pedroso, que ya firmó seis goles en el encuentro disputado en Lisboa.

Aunque a diferencia de lo ocurrido en la capital portuguesa, hoy el portero hispano-serbio Arpad Sterbik sí demostró su condición de uno de los mejores guardametas del Mundo.

De hecho, tres paradas consecutivas del portero del Ciudad Real permitieron a España lograr las primeras diferencias importantes en el marcador (9-6), que sirvió para asentar definitivamente la hasta entonces dubitativa defensa 6-0 del conjunto español.

Con la retaguardia bien cubierta la selección española mostró su mejor cara en ataque, donde España buscó una y otra vez las combinaciones con el pivote, que a diferencia de lo ocurrido en Lisboa, cuando se saldaron con penalti, esta vez si acertó a transformar el conjunto español.

Lanzamientos de siete metros -tres- que ayudaron a cimentar la ventaja de cuatro tantos (15-11) con la que se marchó al descanso el cuadro español.

Una renta que los de Valero Rivera aumentaron hasta los siete goles (22-15) en los primeros diez minutos de la segunda mitad, gracias al excelente trabajo de Roberto García en el puesto de avanzado del 5-1 español.

Defensa que acabó por desquiciar al conjunto luso, lo que propició la aparición del contraataque español, tanto en primera como en segunda oleada, para regocijo del extremo Juanín García, que sumó doce nuevos tantos a su ya largo historial con la selección.

De la mano del exterior del Barcelona el conjunto español alcanzó una máxima renta de diez goles (27-17), que permitió a los de Valero Rivera afrontar el tramo final de partido sin ninguna presión.

Circunstancia que no desaprovechó Portugal para maquillar el marcador final (33-25) de un duelo en el que la selección se olvidó del cansancio que acumulan los internacionales españoles para certificar su presencia en el Mundial de Suecia 2011.

- Ficha técnica:

33 - España: Sterbik; Víctor Tomás (4), Maqueda (3), Garabaya (1), Morros (-), Raúl Entrerríos (3), Juanín García (12, 4p), Hombrados (ps), Prieto (-), Aguinagalde (4), Roberto García (1), Malmagro (-), Chema Rodríguez (3) y Perales (2).

25 - Portugal: Figueira; Tavares (9), Pedroso (6), Magalhaes (-), Nuno Pereira (1p), Andrade (2), Rocha (3), Laurentino (ps), Davyes (-), Tiago Pereira (-), Lopes (-), Solha (1p), Tavares (-), Carmo (2) y Costa (1).

Marcador cada cinco minutos: 2-3, 4-4, 8-6, 11-6, 12-9 y 15-11 (Descanso) 19-14, 21-15, 24-16, 27-18, 30-22 y 33-25 (Final)

Árbitros: Kekes y Kekes (Hungría). Excluyeron por dos minutos a Víctor Tomás, Chema Rodríguez, Garabaya, Roberto García y Morros por España; y a Tiago Pereira, Lopes y Tavares por Portugal.

Incidencias: Encuentro de vuelta de la eliminatoria de clasificación para el Mundial de Suecia 2011 disputado en el pabellón Aguas Vivas ante unos 4.000 espectadores.