Público
Público

Unas 350.000 personas asisten a la gran Fiesta del Cielo en las playas de Barcelona

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Unas 350.000 personas han asistido hoy en las playas de Barcelona a la gran Fiesta del Cielo, exhibición de aviones y de acrobacias aéreas de casi cinco horas que cada año se celebra en este tramo del litoral catalán como colofón al programa de actos de la Mercè.

El Ayuntamiento de Barcelona ha informado de que la ya tradicional cita de los barceloneses con el sector aeronáutico se ha igualado hoy en éxito de público con la edición del año pasado.

El buen tiempo y el cielo sereno han ayudado a mantener este récord de público, de los que 18.000 han decidido presenciar el show aéreo desde la zona del Fòrum, mientras que el resto lo ha hecho desde otras playas de la ciudad.

Aunque la circulación por la Ronda Litoral ha notado la celebración del evento y era más intensa de lo habitual, la red viaria de la ciudad no se ha visto afectada en especial por la fiesta, lo que hace pensar que la gran mayoría de personas han utilizado el transporte público para acercarse hasta la playa.

Además del autobús y el metro, que funcionaban hoy de manera reforzada, muchos ciudadanos han optado por bajar hasta las playas en bicicleta.

El festival aéreo, que suma este año su 17 edición, cuenta con 64 participantes, 42 aviones y 11 helicópteros, que han empezado poco después de las 9.00 horas a realizar sus ejercicios, cuando los primeros aparatos han despegado de El Prat y de Sabadell.

El espectáculo, que el consistorio barcelonés asegura que puede ser seguido a la perfección entre el Fòrum y la playa de la Nova Icària, ha durado cinco horas.

Entre las intervenciones más destacadas, se encuentra la de los aviones de época y la presentación del avión reactor de pasajeros más pequeño del mundo, el Eclipse 500, que puede llevar a cuatro personas en vuelos de hasta 2.000 kilómetros.

Además, los barceloneses han presenciado un ejercicio de un Air Tractor, con flotadores, así como la de otros aparatos diseñados para la lucha contra incendios.