Público
Público

El 43% de la población justifica el fraude fiscal

El 75% de los españoles tiene la percepción de que se defrauda más a Hacienda, el porcentaje más alto en 15 años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un 43% de los españoles considera que hay motivos que justifican el fraude fiscal, bien por entender que hay ciertas circunstancias que lo aconsejan para poder 'salir adelante' (34%), bien porque creen que engañar al fisco es algo consustancial a los impuestos (9%). Además, el 75% de la población apreciaba en 2009 un aumento de la evasión fiscal; y también es mayoritario (61%) el porcentaje de los que creen que el cumplimiento de las obligaciones fiscales ha ido a peor. En ambos casos, el balance es el más pesimista desde que, en 1995, el Instituto de Estudios Fiscales (IEF) empezó a elaborar su estudio sobre Opiniones y actitudes fiscales de los españoles, cuya última edición (correspondiente a 2009) se ha hecho publicó hoy.

El Ministerio de Economía y Hacienda quiso ver el vaso medio lleno, al destacar que la mayoría de los españoles (un 47% del total) considera que el fraude fiscal no se puede justificar en ningún caso.

Para un 61%, el cumplimiento de las obligaciones con el fisco empeora

Sin embargo, el balance que arroja la encuesta, que los expertos atribuyen, en parte, a la dureza de la crisis económica, es desalentador y choca con los esfuerzos dedicados en los últimos años por la Agencia Tributaria a la lucha contra el fraude fiscal, que se han saldado con un importante aumento de la recaudación por este tipo de actuaciones.

En cuanto a las causas que propician el fraude, la percepción de que los grandes defraudadores quedan impunes y de que la lucha contra estas actuaciones no da resultados es un año más el principal factor (40%), seguido de las razones económicas (31%); las morales (ligadas a la falta de honradez y confianza cívica), que bajan hasta el 20% (el porcentaje más bajo desde que existe la encuesta); y la inadecuación entre el esfuerzo tributario y la oferta pública de servicios y prestaciones, citada en el 9% de los casos.

Si se atiende a la ocupación o actividad de los encuestados, como viene siendo habitual, son los empresarios (50%) y los profesionales (liberales 48%) quienes se muestran más proclives a dar argumentos a favor del fraude. Asalariados y agricultores (40%) e inactivos (42%) son los que menos lo justifican.

Empresarios y profesionales son, de nuevo, los más condescendientes

Respecto a la extensión del fraude fiscal, se mantiene la habitual división de opiniones (al 50%) entre los que piensan que, pese a existir casos de fraude importante, e incluso bastantes engaños menores, los impuestos se pagan 'de un modo bastante correcto'; y los que consideran que la evasión está muy generalizada en España y el pago de impuestos es 'muy imperfecto'.

En cuanto a qué actuaciones fraudulentas son consideradas las más perniciosas para la sociedad en su conjunto, la principal sigue siendo la economía sumergida, si bien el porcentaje (33%) es el más alto desde que se elabora la encuesta.

La mayoría rechaza que el sector privado gestione servicios públicos

A continuación, figuran el hecho de no ingresar a Hacienda las retenciones del IRPF practicadas a los asalariados (22%), la no presentación de la declaración de la renta (15%), el impago del Impuesto de Sociedades (11%), no ingresar el IVA cobrado (10%) y no pagar ese tributo (9%).

En cuanto al destino de los impuestos, el informe señala los servicios sanitarios, las infraestructuras y los transportes públicos como los más utilizados durante 2009, con un grado de satisfacción moderado. El acceso universal a la oferta pública de servicios y prestaciones, en especial, la sanidad, es uno de los aspectos más valorados por los ciudadanos, aunque el 73% cree que hay margen para mejorarlos.

El 57% piensa que la iniciativa privada no debería participar en la gestión de los servicios y prestaciones de carácter público, y también es mayoritario (55%) el porcentaje de los que creen que las empresas tampoco deberían participar en su financiación.