Público
Público

Casi el 50% de los afganos se atreven a votar

La cifra, que sería considerada insuficiente en cualquier otro país del mundo, fue dada por buena por gobiernos e instituciones occidentales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Por el momento, las predicciones de un desastre no se han cumplido'. El enviado especial de Estados Unidos para Afganistán y Pakistán, Richard Holbrooke, fue el primero en respirar tranquilo. Entre el 40% y el 50% de los votantes afganos acudieron este jueves a las urnas para elegir a su próximo presidente, declaró a AP un alto cargo de la Comisión Electoral. La cifra, que sería considerada insuficiente en cualquier otro país del mundo, fue dada por buena por gobiernos e instituciones occidentales, que temían que los afganos, asustados por la creciente violencia o desmotivados por la corrupción, se quedaran en sus casas.

Tras la campaña de terror de los días previos a las elecciones, los talibanes cometieron 130 ataques en todo el país, matando en total a 26 personas -ocho soldados afganos, nueve policías y nueve civiles. El 95% de los colegios electorales pudieron abrir y no se quedaron vacíos, ni siquiera en las violentas provincias del sur del país. Sin embargo, para garantizar su seguridad se necesitaron más de 300.000 fuerzas de seguridad, entre ellas 100.000 tropas extranjeras.

Quien quería atravesar este jueves el desierto centro de Kabul en coche tenía que detenerse en al menos tres o cuatro controles policiales, abrir el maletero, enseñar la documentación y someterse a registros minuciosos con perros adiestrados en explosivos.

En el barrio pastún de Campani, puerta de entrada a la capital de la carretera procedente de Ghazni, la seguridad por la mañana era máxima. Los hombres eran registrados antes de entrar al colegio y otra vez dentro y los policías, nerviosos, gritaban y empujaban a todo el que se salía de la fila. Las mujeres, que votaban en un edificio separado, eran muchas menos. Sólo diez aparecieron en media hora, todas tapadas de arriba abajo con burkas azul celeste que se levantaron para marcar en la papeleta su candidato favorito y depositarlo en la urna.

Casi todos los que se acercaron al colegio de ese barrio pastún dieron su voto al actual presidente, Hamid Karzai, de la misma etnia. 'Ha traído la paz al país. Inshallah sea presidente', destacó Abdul Kadir, un estudiante de 25 años. 'Él es bueno para Afganistán', dice Nasima, una estudiante de 15 años que reconoce abiertamente haber mentido para poder obtener una tarjeta electoral. 'Quería votar y mi familia también quería que votase', explica riéndose.

En el oeste, en el barrio tayiko de Panjsad, la percepción cambiaba radicalmente. 'Karzai ha dejado que los talibanes vuelvan a hacerse fuertes y deja que los soldados estadounidenses maten a inocentes. No es un buen presidente, necesitamos a otro', señaló Mohamad Fahim, un tayiko que votó por Abdullah Abdullah. El ex ministro de Exteriores, de padre pastún y madre tayika, es especialmente popular en las provincias del norte, las más pacíficas.

Muchos de los hazaras residentes en Dasht-i-Barchi, uno de los barrios más pobres de la capital, votaron a Karzai. Los hazaras fueron la etnia más perseguida durante el régimen talibán y miles de ellos murieron en masacres perpetradas entre 1996 y 2001. 'Queremos vivir en paz, antes no podíamos, con Karzai sí', explicó Aziza, originaria de Bamiyan, donde los talibanes destrozaron las dos estatuas budistas meses antes del 11-S. Unos pocos expresaban su preferencia por otro hazara, el ex ministro de Planificación Ramazan Bashardost. 'El Gobierno lo único que ha hecho es llenarse los bolsillos, no ha pensado en nosotros', condena Aziza.

Tras el cierre de los colegios electorales, empezó el recuento de votos. Según la Comisión Electoral los resultados finales se anunciarán el 17 de septiembre y los parciales el día 2 de ese mismo mes´, aunque podría haber algún anuncio previo. Los sondeos negaban que Karzai fuese a obtener el 50% de votos necesarios para ser elegido en la primera ronda. Si es así, los partidarios de su máximo rival, Abdullah, podrían salir a las calles denunciando que sólo ha podido obtener tantos votos gracias a un fraude masivo.

El portavoz de la ONU, Aleem Sadeeque, advirtió que 'es demasiado pronto para juzgar si ha habido fraude'. Aún así, agregó: 'Con todas sus limitaciones, el país ha demostrado al mundo que pueden hacerse unas elecciones. Es un buen día para Afganistán', concluyó.

Karzai se unió al optimismo de sus aliados y felicitó a los electores afganos: 'Las elecciones han transcurrido de forma pacífica. Doy la enhorabuena a nuestro pueblo por su valentía y por su deseo de que nuestro país tenga éxito'.