Público
Público

Unas 50 personas bajo la lluvia en protesta por la muerte del niño saharaui

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Unas cincuenta personas del colectivo saharaui en Madrid aguantan esta madrugada bajo la lluvia, alrededor de la jaima que la Coordinadora Estatal de Asociaciones Solidarias instaló en la Plaza de España, en protesta por la muerte del niño de 14 años Nayen Elgarhi.

El joven saharaui murió por disparos de la policía marroquí el pasado domingo 24 de octubre cerca de los campamentos de El Aaiún, en el Sahara Occidental.

La portavoz de la comunidad saharaui, Nadhira Mohamed, ha contado a Efe que aunque no tenían permiso para acampar en la Plaza de España sino en la Ciudad Universitaria, decidieron hacerlo en la primera, porque su objetivo es que se les vea.

"Si acampamos en Ciudad Universitaria la gente de la calle no se entera de nuestra protesta", comentó.

Según Nadhira Mohamed, la Policía, sobre las 3.30 de esta madrugada, no les han dejado montar varias tiendas de campaña alrededor de la Jaima "con la que está cayendo".

A pesar de las trabas, "seguiremos luchando, es injusto lo que está pasando -añadió Mohamed-, porque antes está el ser humano que los permisos legales".

La Delegación del Gobierno autorizó la acampada hasta el 1 de noviembre en la Ciudad Universitaria y no en el paseo del Prado, como en un principio estaba previsto por la comunidad saharaui.

El colectivo saharaui, anunció su portavoz, realizará a lo largo del día de hoy en Madrid otra acción simbólica en repulsa por la muerte de Elgarhi, aunque no concretó el lugar y la hora.

Al mediodía de ayer, en Madrid, medio centenar de saharauis protagonizó una marcha en defensa de los derechos de su pueblo, entre la estación de Atocha y el paseo del Prado, en el centro de Madrid.

En este lugar, este colectivo realizó una escenificación de la denunciada represión del ejército marroquí sobre la población civil saharaui.

Durante la marcha, los saharauis llevaban en cabeza una pancarta en la que se acusaba al gobierno marroquí de ejercer terrorismo de Estado.