Público
Público

1.500 kilos de chocolate para armar el belén

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El chocolate es la única materia prima que han utilizado los maestros chocolateros de Rute (Córdoba) para construir su particular belén, en el que han sido necesarios 1.500 kilos de este producto y con los que se recrea la ciudad de Sevilla.

La Torre del Oro, la Giralda o la Plaza de Toros de la Maestranza, todo ello hecho en chocolate blanco y adornos de chocolate negro, componen el escenario en el que los reposteros de Galleros Artesanos han querido ambientar su belén de chocolate, una tradición que este año alcanza su décima edición.

El niño Jesús, San José, la Virgen María y los Tres Reyes Magos son los personajes principales de esta composición en la que no faltan las representaciones de otros oficios de la época, como zapateros, panaderos, carniceros y pescaderos que se amontonan en la particular Calle Sierpes de esta Sevilla de chocolate.

Cerdos, patos y gallinas acompañan a las personas en esta recreación de la vida cotidiana de hace siglos y en la que también hay hueco para un oficio típicamente sevillano, el de caballista, que aparece en los alrededores de la Plaza de la Maestranza, esperando con sus caballos a que alguien requiera sus servicios.

Jorge Garrido, uno de los maestros chocolateros de Artesanos Galleros y que representa la tercera generación de pasteleros de su familia, ha explicado a Efe que en la elaboración de este belén de chocolate han trabajado siete maestros desde mayo hasta el 12 de octubre, el día en que abrió sus puertas al público de forma gratuita.

Pero antes de comenzar a trabajar con el chocolate, los maestros tuvieron que diseñar cada una de las piezas integrantes del conjunto, para lo que se inspiraron en fotografías y viajes a Sevilla, con el objetivo de que la ciudad de chocolate fuera lo más parecido posible a la real.

El resultado final son calles de chocolate blanco a las que se accede por unas escaleras de chocolate negro y en las que se agolpan las figuras de personas, representadas cada una a su tarea, como aguadoras, herreros, que trabajan con telas hechas de mazapán o carnes de gominolas bajo unas palmeras en las que se han utilizado tintes verdes comestibles.

El día de Reyes será el último en el que se pueda visitar esta particular reproducción en miniatura de Sevilla y que será disfrutada por los niños de la zona, pues el chocolate se fundirá para ofrecer una chocolatada.

El recorrido por la fábrica de Artesanos Galleros no incluye únicamente la visita a este particular belén, pues comienza con una visita a la familia Real.

La reina Sofía, el príncipe Felipe y la princesa Letizia también han sido esculpidos en chocolate, con sus mejores galas y posando en salones ricamente decorados.

Para recrear a la reina Sofía han hecho falta 280 kilos de chocolate, con el 65 por ciento de cacao, en el que han trabajado durante tres meses.

Un poco más de chocolate ha sido el utilizado para esculpir a la princesa Letizia, hasta 320 kilos de chocolate en los que se emplearon otros tres meses de trabajo, para dar como resultado una reproducción a escala natural de la princesa en el día de la boda de los príncipes de Dinamarca.

La imagen del príncipe Felipe también rememora el día de la boda de los herederos al trono de Dinamarca, pero realizada con 340 kilos de chocolate.