Público
Público

Unas 500 personas participan en el simulacro de seísmo de mayor magnitud realizado en España

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La localidad murciana de Santomera, de apenas 16.000 habitantes, ha acogido hoy un simulacro de terremoto de 5'5 grados, el de mayor magnitud realizado en España y en el que el Gobierno de Murcia ha puesto a prueba por primera vez su sistema por satélite ante a una caída generalizada de las comunicaciones telefónicas, como ocurrió en Haití.

El simulacro se ha iniciado alrededor de las ocho de la mañana con la simulación de un seísmo con epicentro en el pantano de Santomera, con el objetivo de activar el Plan Sismimur en su nivel 1 para verificar el funcionamiento de las transmisiones y de la organización de efectivos de atención ante este tipo de catástrofes.

El director general de Emergencias, Luis Gestoso, que ha participado en este simulacro, ha explicado que con esta evacuación se pretende también formar a la población de Santomera de cómo se debe actuar ante un terremoto real, por lo que se ha contado con la participación de gran parte de los habitantes del municipio.

Así, alrededor de las 8 horas, los supuestos trabajadores de la cantera próxima al pantano han dado aviso al Centro de Coordinación de Emergencias del terremoto, que había provocado caída de tierra y rocas, así como la desaparición de varias personas.

Cerca de 500 efectivos de bomberos, unidades de rescate canina y subacuática, servicios sanitarios, policías locales, guardias civiles, miembros de Protección Civil y de la Unidad Militar de Emergencias se han desplazado a la zona, donde se ha instalado un hospital de campaña y han organizado el operativo.

Mientras, efectivos de la Unidad Militar de Emergencias han restablecido las comunicaciones a través de su satélite, que ha conectado el Puesto de Mando Avanzado, instalado en Santomera, con el Centro de Coordinación de Emergencias 1-1-2 de Murcia, y las bases de la citada unidad en Torrejón de Ardoz (Madrid) y Bétera (Valencia).

Gestoso ha señalado, a este respecto, que para este simulacro se ha tomado como referencia lo ocurrido en Haití, donde, tras el seísmo, se cayeron las líneas y antenas de telefonía, que tuvieron que restablecerse a través de un satélite para permitir que la población se pudiera comunicar con los centros de emergencia.

Efectivos de los cuerpos de seguridad, apoyados por perros han sido los encargados de rescatar a una decena de heridos en la cantera y de encontrar a un fallecido entre los escombros, mientras que las unidades subacuáticas de la Guardia Civil han procedido a rastrear el perímetro del pantano, donde han hallado un cadáver.

Apenas dos horas después del terremoto, se ha simulado una réplica que ha afectado al casco urbano del municipio y que ha hecho necesaria la evacuación de un instituto de enseñanza secundaria, en el que en ese momento se encontraban un millar de personas entre alumnos y profesores, y éstos últimos han sido los encargados de activar el Plan de Autoprotección y Desalojo del centro.

Las fuerzas se seguridad, tras evacuar a todos los alumnos, que han sido trasladados a un centro de damnificados instalado junto al instituto, han procedido a rescatar a 14 alumnos que habían quedado atrapados en una de las aulas y a trasladar al hospital de campaña a cuatro de ellos, que habían resultado heridos.

Mientras, desde el Puesto de Mando Avanzado, la consejera de Presidencia y Administraciones Públicas de Murcia, María Pedro Reverte, dirigía el operativo y coordinaba las actuaciones entre el Centro de Coordinación de Emergencias 1-1-2 y el cuartel general de la Unidad Militar de Emergencias (UME).

Reverte ha señalado que este simulacro es un futurible del mayor terremoto que se puede producir en la Región, al tiempo que ha destacado "la gran colaboración" que se ha producido entre los diferentes equipos de emergencia de Murcia.

El último terremoto de consideración ocurrido en la Región fue de 4,7 grados en la escala Richter, el 29 de enero de 2005 en las pedanías lorquinas de Zarcilla de Ramos y La Paca, y provocó muchos daños materiales pero ninguna víctima mortal.

A lo largo de la historia, los seísmos más importantes en España se registraron en Torrevieja (Alicante) en 1829, con una magnitud 6,9 en la escala de Ritcher y 400 muertos, y otro de 6,7 grados el 25 de diciembre de 1884 en Arenas del Rey (Granada), con más de mil muertos y 2.000 heridos.