Público
Público

El 55% del banco malo quedará en manos privadas para no dañar más a las cuentas públicas

El ministro de Economía anuncia a partir del 1 de diciembre las cuatro entidades nacionalizadas empezarán a transferir los activos tóxicos a la nueva sociedad de gestión

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

A petición propia, el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, compareció este miércoles por la mañana en la comisión de Economía del Congreso para explicar el test de esfuerzo realizado por la consultora Oliver Wyman a la banca española, que cifró en 59.300 millones de euros las necesidades de recapitalización del sector financiero español.

De Guindos se mostró orgulloso del ejercicio de transparencia que ha realizado el Gobierno para reformar el sistema financiero español. En su primera intervención el ministro quiso lanzar un mensaje claro: que en  su mayor parte, los bancos españoles están en buenas condiciones, sanos, en definitiva. 'El 70% del sistema financiero español está en condiciones de afrontar un escenario estresado de la economía española'. 

El ministro entró en multitud de detalles técnicos sobre el informe de Oliver Wyman. Se felicitó por que las necesidades de capital de la banca quede muy por debajo de los 100.000 millones aportados por el rescate de la UE. 

El precio de las transferencias al banco malo estará ligado al 'valor económico real' de los activos problemáticos

Lo más jugoso de su intervención fue lo relativo al banco malo. De Guindos aportó detalles de la técnicamente llamada sociedad de gestión de activos. El ministro explicó que los inversores privados —bancos, aseguradoras y otros inversores cualificados— tendrán el 55% de ese banco malo y de la deuda subordinada. Esa participación es mayor de la prevista en un principio: el Gobierno no quiere que el peso del banco malo recaiga principalmente sobre el Estado y daña la deuda pública.

De Guindos detalló también que a partir del 1 de diciembre, las cuatro entidades nacionalizadas (aquellas que han recibido dinero del FROB: Bankia, Catalunya Bank, Novagalicia Banco y Banco de Valencia) empezarán a transferir los activos tóxicos: los créditos al promotor y los activos que acumula la banca por el impago de créditos. El precio de esas transferencias estará ligado al 'valor económico real' de los activos problemáticos 'mediante una revisión minuciosa de la calidad'.

Posteriormente, en respuesta a preguntas de los periodistas, De Guindos reveló que las entidades financieras que reciban ayudas públicas podrán traspasar al 'banco malo' sus activos adjudicados y sus créditos promotores, tanto problemáticos como sanos.

El ministro informó de que las entidades financieras no podrán traspasar al banco malo los activos inmobiliarios de menor valor económico, ya que existirá un 'umbral mínimo' para realizar esas operaciones, con el objetivo de que el manejo de la sociedad no sea 'imposible' y se garantice su rentabilidad. Ese umbral mínimo para los activos son 100.000 euros y 250.000 euros para los pretámos. 'El banco malo va a adquirir activos a precios muy conservadores y va a dinamizar el mercado inmobiliario en España y va a sacar al mercado viviendas a precios reducidos y pondrá a disposición de los españoles viviendas a precios más reducidos', señaló De Guindos.

Reconoció que el traspaso de los activos problemáticos de las entidades financieras al banco malo les puede acarrear pérdidas, precisamente por hacerse a 'un precio muy conservador'. De Guindos descartó que hubiera más problemas añadidos porque ahí estará el Estado para avalar esas pérdidas: 'La entidad que tenga pérdidas estará relativamente cubierta, gracias a las inyecciones de capital público que puede llevar a cabo el Estado con la ayuda recibida de Bruselas'.

Según De Guindos, el banco malo permitirá 'limpiar los balances de las entidades y proceder a la liquidacion de los activos tóxicos en 15 años'. 'Es el instrumento más poderoso para lograr el saneamiento financiero'. De Guindos matizó que el banco malo permitirá limpiar los balances bancarios de los problemas del ladrillo, porque comprará activos promotores y adjudicados, así como 'otro tipo de activos', una vez superado determinado nivel de deterioro.

'El banco malo va a adquirir activos a precios muy conservadores y va a dinamizar el mercado inmobiliario', dice De Guindos

El ministro informó de que las entidades financieras no podrán traspasar al banco malo los activos inmobiliarios de menor valor económico, ya que existirá un 'umbral mínimo' para realizar esas operaciones, con el objetivo de que el manejo de la sociedad no sea 'imposible' y se garantice su rentabilidad. Ese umbral mínimo para los activos son 100.000 euros y 250.000 euros para los prestámos.

'El banco malo va a adquirir activos a precios muy conservadores y va a dinamizar el mercado inmobiliario en España y va a sacar al mercado viviendas a precios reducidos y pondrá a disposición de los españoles viviendas a precios más reducidos', señaló De Guindos.

En las siguientes semanas se adoptará la legislación precisa para garantizar que el banco malo está en pleno funcionamiento en diciembre, y en los próximos días se publicará información sobre la constitución, el perímetro, el precio de activos y el plan de negocio.

Los activos inmobiliarios problemáticos se incluirán en una sociedad gestora independiente, que a su vez podrá segregarlos y constituir fondos especializados para atraer inversores al garantizar 'una gestión más profesonal y eficiente'.

El consejero delegado de Banco Sabadell, Jaume Guardiola, pidió este miércoles que el banco malo sea público para preservar un valor razonable de los activos inmobiliarios españoles a medio plazo, ya que confiándolo al sector privado llegarán fondos de inversión oportunistas que ofrecerán 'precios de liquidación'.

En una conferencia en la 8ª Conferencia Anual de la Banca de Ahorro Corporación celebrada en Esade, Guardiola señaló que la determinación del Ejecutivo central de que el banco malo no compute como deuda pública provocará grandes pérdidas patrimoniales no solo para los bancos, sino para los ciudadanos, ya que el valor general de los pisos bajaría radicalmente, opinión que ha compartido en el mismo foro la directora financiera de Bankinter, Gloria Ortiz.