Público
Público

60.000 jóvenes pendientes de 210 euros

El 30% de los beneficiarios de las ayudas al alquiler que lanzó el Gobierno hace casi dos años aún no las ha cobrado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Soy un joven de 26 años que actualmente tiene la desgracia de vivir solo. Suena irónico, pero en esto se ha convertido el sueño de mi vida, en una absoluta desgracia. Llevo esperando 20 meses a que el Ministerio de Vivienda me pague la maldita renta de emancipación'. La queja que un lector envío a este diario refleja la difícil situación que comparten cerca de 60.000 españoles menores de 30 años.

El Gobierno les concedió una ayuda de 210 euros mensuales para pagar el alquiler de su piso, muchos se animaron a dejar la casa paterna e iniciar un proyecto de vida en solitario contando con esa ayuda, pero el dinero no llega. Esta situación afecta a 59.147 jóvenes, el 28,42% de los solicitantes cuya petición ha sido aprobada. La ayuda sí ha llegado a otros 148.994, según datos del Ministerio hasta septiembre.

Catalunya es la autonomía más afectada por el impago. El 39,08% de las peticiones resueltas de forma positiva sigue sin abonarse, por lo que 16.414 jóvenes no han recibido ni un euro. Le siguen Canarias, con un 34,44% de retrasos (2.668 personas); Madrid, 33,61% (11.566 ); Andalucía, 29,77% (7.729), y Galicia, 28,52% (4.607). Todo ello cuando la crisis ha duplicado en nueve comunidades autónomas el número de jóvenes en paro.

La Renta Básica de Emancipación, que entró en vigor el 1 de enero de 2008, es un conjunto de ayudas económicas directas lanzadas por el Gobierno para subvencionar el alquiler de su vivienda a los jóvenes con recursos escasos. Para conseguir el dinero, es necesario tener entre 22 y 30 años, cobrar menos de 22.000 euros brutos al año y estar al día con Hacienda.

Vivienda explica que el principal problema es que muchos jóvenes pagan a su casero mediante domiciliación bancaria en vez de transferencia, 'una opción que no estaba contemplada y obliga a los solicitantes a enviar cada mes sus recibos, con el consiguiente retraso'. No obstante, el problema real no es tanto el retraso, como el impago. Donia Guarin, una catalana de 28 años con dos trabajos por los que ingresa 700 euros al mes, espera cobrar lo que le deben desde mayo de 2008: 3.990 euros.

Los ciudadanos de Catalunya son los más afectados por los retrasos

Fuentes del departamento de Beatriz Corredor aseguran que desde la modificación aprobada por el Consejo de Ministros el 20 de marzo de 2009, 'se han tomado medidas, como contratar a más personal y crear un sistema informático' que incluya la opción de la domiciliación. No obstante, este sistema aún no está en marcha y cada mes se registran más de 3.000 nuevas instancias.

El Defensor del Pueblo ha recibido más de 500 quejas formales este año denunciando las 'deficiencias, disfunciones y otras irregularidades en la tramitación de las solicitudes' que, en la mayoría de los casos, se deben a 'omisiones de la Administración', según un documento que se incluirá en el Informe Anual 2009 que enviará al Congreso.

El texto recoge numerosos fallos en el intercambio de datos entre las comunidades autónomas y el Ministerio en los documentos de identificación, las referencias catastrales de las viviendas alquiladas, en las cuentas corrientes del arrendador y del arrendatario, lo que aumenta los retrasos.

El Defensor del Pueblo ha recibido más de 500 quejas en lo que va de año

David Sánchez (Las Palmas de Gran Canaria, 27 años) entregó su solicitud en abril de 2008 y no fue aprobada hasta enero de 2009, porque el número de catastro de la casa estaba equivocado. Una vez que recibió la carta de aceptación, decidió cambiar de piso. Ahora recibe la ayuda correspondiente a su piso actual, pero aún no ha cobrado los 2.100 euros que se le deben por el alquiler de su anterior vivienda.

Virginia Acedo (29 años) se trasladó de Pamplona a Madrid y pasó de vivir sola a compartir piso. Cuando notificó que ya no tenían que pagarle 210 euros, sino 105, dejó de recibir la ayuda. 'Lo único que consigo es que me envíen de un lado para otro. La Comunidad de Madrid me dice que tengo el pago retenido por haber percibido durante tres meses una cantidad indebida y el Ministerio culpa a la CAM por no haberles notificado el cambio de situación', explica.

Jaime afirma que le comunicaron que su solicitud estaba denegada por un problema con la Agencia Tributaria. 'Conseguí un certificado demostrando que era un fallo y en abril de 2009 la resolución cambió a positiva', explica. Luego vino el error informático: 'Habían puesto que el pago se hacía por transferencia, cuando era domiciliado, y tardaron tres meses en arreglarlo'. Asegura que espera el dinero 'como agua caída del cielo'.

¿Qué es la renta de emancipación?
Es una subvención del Estado para apoyar económicamente a los jóvenes en el pago del alquiler de la vivienda. La ayuda consiste en 210 euros al mes, un préstamo sin intereses por importe de 600 euros –reintegrable cuando se extinga la fianza prestada en garantía del arrendamiento– o 120 euros para el caso de que se constituya un aval con un avalista privado.

¿Cuáles son los requisitos?
El primero de todos es tener una edad comprendida entre los 22 y los 30 años. Además, el aspirante debe ser titular del contrato de arrendamiento de la vivienda en la que residan con carácter permanente, disponer de una fuente regular de ingresos brutos anuales inferiores a 22.000 euros –incluidos los trabajadores por cuenta propia o ajena, becarios de investigación, los desempleados y los beneficiarios de una pensión por incapacidad– y poseer la nacionalidad española o la de alguno de los países de la Unión Europea.

¿Cómo se recibe la ayuda?
El beneficiario debe domiciliar la ayuda en alguna de las entidades de crédito colaboradoras del Ministerio de Vivienda. Además, debe estar al corriente de pago del alquiler de la vivienda, de sus obligaciones tributarias y con la Seguridad Social.

¿Qué pasos hay que seguir?
El beneficiario rellena el cuestionario para pedir la ayuda en la Oficina de Vivienda de la CCAA en la que reside. Esta tendrá un plazo máximo de dos meses para responder. En caso de que sea en sentido positivo, el joven deberá acudir a su entidad de crédito y firmar una orden periódica de transferencia. Después, el banco ha de registrar el primer pago del alquiler e informar al Ministerio. Este se encarga de comprobar si el joven está al corriente de sus obligaciones tributarias. Por último, el Ministerio tramita el pago, para lo que emplea tres semanas. Se paga en la segunda quincena de cada mes.