Público
Público

72-67. Unicaja en una noche de garra y corazón batió al todopoderoso CSKA

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Unicaja conserva la imbatibilidad como local después de quince meses sin perder -la última vez fue en diciembre de 2006 ante el Maccabi-, y hoy el que cayó en Málaga fue el CSKA de Moscú, subcampeón de Europa y uno de los equipos favoritos para disputar la final entre cuatro de la Euroliga en Madrid.

El Unicaja no tenía otra opción, por las dos derrotas anteriores, que vencer al todopoderoso CSKA si quería continuar con posibilidades matemáticas de clasificarse para los cuartos de final. La magia del Martín Carpena envolvió a los jugadores del equipo cajista que salieron impetuosos y a destronar al subcampeón de Europa.

El técnico italiano del Unicaja, Sergio Scariolo, es un maestro y planteó un partido rápido, con una defensa presionante, y taponó todas las vías ofensivas del equipo ruso. Cinco triples en el primer cuarto destrozaron literalmente al rival, muy apático, desconcentrado y sorprendido por la intensidad de los locales. 21-16, a la conclusión de los primeros diez minutos.

Lo que estaba ocurriendo era una sorpresa. La irregularidad del Unicaja tanto en la competición europea como en la Liga ACB y frente a una plantilla plagada de estrellas no invitaba al optimismo. Pero los cajistas se transforman ante su público. Los quince meses sin perder como local es un dato a tener en cuenta.

El Unicaja no mostraba ningún tipo de resquicio. Todo funcionaba. El tiro exterior, el juego interior con un destacado Daniel Santiago. En cambio, el CSKA naufragaba. El entrenador Ettore Messina, rotaba una y otra vez a sus jugadores para intentar encontrar el quinteto ideal, pero no era el día. Los andaluces obtuvieron la máxima ventaja a falta de tres minutos para el descanso 37-23.

El CSKA no lograba imprimir esa fuerza que se necesita para ganar en Málaga. Sólo el pívot David Andersen, junto con el escolta Trajan Lagdon y el alero Ramunas Siskauskas, intentaban recortar diferencias con los triples y las penetraciones a canasta.

El descanso estaba muy cerca. El esfuerzo del Unicaja había sido total. Necesitaba un respiro. Sus mejores hombres eran guardados con mimo por Scariolo para una segunda parte que se presumía igualada y dura. El CSKA anotó desde ese momento diez puntos que aligeraron los nervios y dejaban un atisbo de esperanza para veinte minutos cruciales. 39-33.

El respiro le vino bien al Unicaja. Serenó su juego, tomó aire y fuerzas y regresó de la misma manera que comenzó el partido. Con un Daniel Santiago inconmensurable, cuestionado por su bajo rendimiento durante buena parte de la Liga, ahora se reivindicó, dejó en evidencia a sus oponentes Andersen y Van Den Spiegel, que terminaron el tercer periodo con cuatro faltas personales.

El público no se creía lo que estaba viendo. Minuto 25, 54-35, diecinueve puntos de diferencia y además justos. El CSKA deambulaba por la pista. Messina se desgañitaba intentando que sus jugadores entraran en razón, pero no sirvió. En los instantes finales maquilló el resultado 58-46, para afrontar un último y definitivo cuarto lleno de emoción.

El Unicaja se mantuvo con diferencias agradables y positivas durante buena parte del cuarto periodo. El partido lo tenía controlado en todas las facetas del juego. El CSKA, quizás más por los fallos del equipo cajista, logró acercarse al marcador 66-59, minuto 36. Fue un espejismo. El conjunto ruso estuvo francamente mal. El encuentro no se le podía escapar a los locales que intentaron suministrar el tiempo para mantener la ventaja.

El CSKA, a pesar de su mal partido, luchó hasta los instantes finales. Un triple del base estadounidense Jon Robert Holden, en el minuto 39, puso algo de nerviosismo en el Unicaja 72-66. No ocurrió nada. El Unicaja fue superior, mereció la victoria y dijo con este triunfo que todavía hay mucha Euroliga por jugar. Al final 72-67.

- Ficha técnica:

72 - Unicaja (21+18+19+14): Castle (6), Welsch (9), Jiménez (3) Haislip (11), Santiago (20)- cinco inicial-, Popovic (3), Kus (7), Rodríguez (5), Gabriel (4) y N?Dong (4).

67 - CSKA de Moscú (16+17+13+21): Holden (10), Langdon (11), Siskauskas (12), Goree (7), Andersen (9)- cinco inicial- Zisis (0), Papaloukas (10), Van Den Spiegel (8) y Khryapa (0).

Arbitros: Pitsilkas (GRE), Dozai (CRO) y Viator (FRA). Eliminaron por cinco faltas personales a Van Den Spiegel, minuto 35.