Público
Público

El 80% de las ventas que declaró Pescanova en 2011 y 2012 eran ficticias

La empresa utilizó sociedades instrumentales para simular transacciones con el objetivo de lograr financiación mediante el descuento de facturas en los bancos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Pescanova declaró en los años 2011 y 2012 unas ventas de 625,84 y 703,34 millones de euros, de las que el 77% y el 80%, respectivamente, eran ficticias, es decir se realizaron con sociedades instrumentales con el objetivo de lograr financiación mediante el descuento de facturas en los bancos. Así figura en el informe de la administración concursal de Pescanova, Deloitte, al que ha tenido acceso Efeagro y que recoge parte del informe que realizó KPMG.

En el texto se indica que en esos dos años Pescanova simuló haber obtenido un total de ventas de 1.047 millones y lo comunicó como reales a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el supervisor bursátil. Según el informe, ésta era una práctica de la empresa gallega, por la que usaba sociedades sin vinculación aparente ni estructura suficiente para llevar a cabo una actividad comercial relevante, pero en muchos casos dependían plenamente de Pescanova.

Según esta operativa, la sociedad pesquera les emitía facturas que posteriormente eran presentadas al descuento en entidades financieras previa contrapartida de dejar en cuenta depósitos en efectivo. Toda esta operativa se realizaba con una serie de transacciones en las que 'no existía traspaso de mercancía real', por lo que además de generar financiación bancaria, también se crearon en los últimos ejercicios resultados no reales en los registros contables de la sociedad, según recoge Deloitte del informe de KPMG.

Deloitte explica que en el ejercicio 2013 la sociedad empezó a contabilizar ventas, compras y devoluciones de ventas con estas sociedades instrumentales con el objetivo de revertir el impacto en cuentas a cobrar de estas operaciones en ejercicios anteriores, que arrojaban un efecto total de gasto con estas sociedades por importe próximo a los 350 millones euros.

En su informe Deloitte subraya la existencia de un número de empresas que, si bien las sociedades del Grupo Pescanova no tienen participación sobre las mismas, sí existe un control por su parte en la toma de decisiones. Son los casos de Segrupsa Ltda., Acuarios Tropicales (Acuatrop), Agrigov, Barnapoin, Delfobic, Globalgreen, Kianby, Koladlil, Nirvain, Quirken, Rixpower, Semilleros de Salado (Semidelsa), Voire, Warsou, Yubitle, Pacifclogistic, Tamarix y Fundación Pescanova (Fundanova).

Deloitte alude al informe de KPMG que cifra en 151 las filiales que conforman el Grupo Pescanova y subraya la existencia de cinco sociedades filiales que no fueron consolidadas hasta la presentación de los estados financieros consolidados de 2012 (Efripel, American Shipping, Antartic Sea Fisheries, Medosan y Porvenir).

Según la cuenta de resultados que recoge el informe concursal de Deloitte, Pescanova pasó de contabilizar un beneficio de 16,1 millones en 2011 a pérdidas de 26,1 millones un año después, que se han incrementado hasta los 29,1 millones al cierre de abril de 2013. La consultora advierte no obstante de que los importes proporcionados por la empresa 'no son representativos, dado el gran número de partidas y epígrafes incorrectos'.

El importe neto de la cifra de negocio ha pasado de 629,2 millones en 2011 a elevarse hasta los 706,4 millones a cierre de 2012, para pasar a disminuir en un 90,5% en menos de un año, hasta los 66,6 millones en abril de 2013. Asimismo, el resultado de explotación pasó en estos años de arrojar un beneficio de 41,5 millones en 2011 a crecer hasta los 55,7 millones en 2012, para arrojar pérdidas de 1,1 millones en abril de 2013.

De otro lado, la Asociación de Española de Accionistas Minoritarios (Aemec), que cuenta con el respaldo del fondo Cartesian, están tanteando a otros fondos extranjeros con el fin de que su propuesta para formar el consejo de administración salga adelante, según fuentes de la asociación que cita Europa Press. En concreto, ambas partes, que ya suman un 8%, mantienen contactos con fondos foráneos con hasta el 1% del capital de Pescanova y confían en alcanzar el 20% en los próximos días. Uno de los fondos que cuenta con el 1,01% de la firma gallega es Fidelity.

La portavoz de dicha asociación, María Fernández Conradi, ha señalado además que en los próximos días también se dirigirán a los grandes accionistas de Pescanova para informarles de su alternativa y buscar su apoyo. De esta forma, ambas partes, bajo la denominación de Núcleo Estable de Minoritarios de Pescanova (Pescanem), tratarán de que Damm y Luxempart apoyen su candidatura, en el caso de que la suya no salga adelante.

La compañía gallega afrontará la próxima semana una junta general extraordinaria decisiva, en la que se aprobará el cese de todos los miembros del actual consejo de administración para la recomposición del mismo, al tiempo que designará un nuevo presidente, tras la dimisión de Manuel Fernández de Sousa. Hasta el momento, existen tres propuestas para hacerse con el control de la compañía: la de la cervecera Damm, apoyada por Luxempart e Iberfomento; la de su ex presidente, Manuel Fernández de Sousa, y la promovida por la Asociación Española de Accionistas Minoritarios (Aemec), respaldada por el fondo Cartesian.