Público
Público

Unos 1.800 trabajadores de Nissan claman contra el ERE frente al Parlament

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Unos 1.800 trabajadores de Nissan, según la Guardia Urbana, y más de 4.000 según los sindicatos que convocaban la protesta, se han manifestado hoy frente al Parlament para denunciar el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de Nissan y reclamar la dimisión del presidente catalán, José Montilla.

Los manifestantes han iniciado la marcha de protesta frente a la sede central de Correos en Barcelona y sobre las 19.15 horas han llegado a las puertas del Parlament, donde los Mossos d'Esquadra habían desplegado un amplio dispositivo policial, casi sin precedentes, para evitar que se repitieran los incidentes de ayer.

Pese a los ánimos encrespados de los manifestantes, que han lanzado petardos y huevos, han encendido bengalas y han proferido gritos contra Montilla, el conseller del Interior, Joan Saura, y la dirección de Nissan, la concentración se ha disuelto sobre las 20.00 horas sin mayores incidentes ni choques con los agentes.

La protesta se ha disuelto después de que un grupo de cuatro representantes sindicales, invitados a seguir la sesión de control al presidente de la Generalitat en el pleno parlamentario de hoy y que posteriormente se hayan reunido con diputados de los grupos políticos, han relatado a los manifestantes sus gestiones.

El secretario general de CCOO en Nissan, Raúl López, ha explicado a los trabajadores que Montilla viajará a principios de diciembre a Japón para reunirse con la dirección de Nissan, con el propósito de defender los empleos y la actividad económica de la planta que la multinacional nipona tiene en Barcelona.

López ha asegurado que tras la presentación del ERE "se ve con más claridad" que el expediente no tiene justificación y no puede ser aprobado", y eso, ha dicho, "lo vamos a seguir exigiendo con más movilizaciones".

"Estamos consiguiendo nuestros objetivos y estamos convencidos de que si seguimos en esta tónica, al final a la Generalitat no le quedará otro remedio que rechazar el expediente", ha señalado López, micrófono en mano, dirigiéndose a los manifestantes.

El discurso de López ha apaciguado los ánimos de los concentrados ante el Parlament, aunque algunos han mostrado su desacuerdo con el tono a su juicio contemporizador del sindicalista.

Durante la protesta, los manifestantes han coreado gritos como "Montilla dimisión", "Saura dimisión", "Somos obreros, no delincuentes" o "Si esto no se arregla: guerra, guerra, guerra".

Para evitar los disturbios que se produjeron ayer ante la sede comercial de Nissan en Barcelona, contra la que los trabajadores lanzaron todo tipo de objetos contundentes, los Mossos d'Esquadra han convertido el Parlament en un fortín, protegido por una doble valla, tras la que se repartía una treintena de antidisturbios, con una veintena de furgones policiales aparcados junto a la fachada y otra veintena de vehículos situados en los aledaños.

En el interior del Parlament, 'blindado' como pocas veces, los cuatro representantes sindicales de los trabajadores autorizados a seguir la sesión de control a Montilla se han reunido después con diputados y dirigentes del tripartito, entre ellos la consellera de Trabajo, Mar Serna, y el diputado del PSC Joan Ferran.

Serna y Ferran han recriminado a los sindicalistas de Nissan los incidentes de ayer, según fuentes presentes en la reunión.

Posteriormente, los representantes del comité de empresa se han reunido con los diputados Antoni Comín y Agnès Pardell (PSC), Xavier Vendrell (ERC), Jordi Miralles (ICV-EUiA), Meritxell Borràs (CiU) y Enric Millo (PP), a quienes han transmitido sus argumentos.