Público
Público

83-71. Un Barça muy superior arruina las opciones del campeón Panathinaikos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Regal Barcelona se mostró muy superior (83-71) al actual campeón de Europa, Panathinaikos, desde el primer minuto y con su victoria entierra casi todas las opciones del equipo griefo de revalidar su título en la fase final de París.

En el Palau, quizá se escenificó esta noche un cambio de guardia, un relevó en la elite Europea, el protagonizado por un equipo con un inmenso fondo de armario e infinidad de recursos ante un deprimido conjunto griego venido a menos que hasta no hace mucho era temido en todas las pistas del viejo continente.

El Barça imprimió un ritmo endiablado al partido desde el inicio y el Panathinaikos no le pudo seguir desde que ambos conjuntos abordaron la pista desde el túnel de vestuarios. Ese fue el resumen de un duelo que mete de nuevo a los catalanes en la pelea por el primer puesto del grupo y deja a los de Obradovic con un comprometido 0-3 y con pie y medio fuera del 'play-off'.

A base de triples -cinco jugadores diferentes anotaron desde la línea de 6,25 en el primer cuarto- los azulgranas abrieron la primera brecha en el marcador (21-11, min.8).

El conjunto griego, en cambio, prefería fiarlo todo al juego interior. Batiste, el jugador más acertado de los visitantes, se fajaba en la 'pintura' con N'Dong primero y Vázquez después, intentando obtener como réditos continúas faltas personales que obligaron a las torres azulgranas a dosificarse más de lo esperado en la primera mitad.

Los de Xavi Pascual cerraron el primer cuarto once puntos arriba (29-18) y aumentaron todavía más la diferencia al inicio del segundo, coincidiendo con la entrada de un resolutivo Grimau.

El escolta catalán anotó diez puntos casi de forma consecutiva, además de colocar dos tapones y capturar tres rebotes durante los poco más de seis minutos que estuvo en pista antes del descanso, y el Barça se disparó en electrónico (45-30, min.17).

Por el Panathinaikos, sólo Nicholas anotaba con cierta facilidad. Sin embargo, la insistencia de la tripleta arbitral en pintar cualquier contacto que se produjera en la zona, sobre todo en la defendida por el Barça, ayudó al conjunto heleno a contener la sangría.

Los de Obradovic, que se encuentran más cómodos en los partidos trabados, aprovecharon esas interrupciones en el juego y cierta precipitación de Ricky y Navarro al filo del descanso para colocarse por debajo de los diez puntos a la media parte (47-38) gracias al incombustible Batiste y, sobre todo, a un combativo Pekovic.

El Regal Barcelona volvió a los quince puntos de ventaja (60-45, min.25) en otro arranque fulgurante tras el descanso. El conjunto azulgrana recuperó la intensidad defensiva y el acierto en el tiro exterior que había exhibido al inicio del choque y esta vez el Panathinaikos pareció acusar un golpe definitivo.

Diamantidis y Perperoglou no acompañaban en la anotación a los hombres interiores y estos parecieron resignarse con el paso de los minutos. Mientras, N'Dong y Lorbek se repartían el protagonismo local bajo los tableros y mantenían al Barça 14 puntos arriba al final del tercer cuarto (68-54).

Una técnica a un desesperado Obradovic al inicio del último período dio al traste con cualquier atisbo de reacción visitante. El Barça firmó un parcial inicial de 6-0 y se puso 20 puntos arriba a falta de ocho minutos para el final (74-54).

El resto fue un intento desesperado del Panathinaikos por arreglar el 'basket average' (83-71 al final), no vaya a ser que tenga que necesitarlo en busca de una clasificación milagrosa.

83 - Regal Barcelona (29+18+21+15): Rubio (9), Navarro (11), Mickeal (5), Lorbek (14), N'Dong (16) -cinco inicial- Vázquez (2), Basile (3), Sada (-), Morris (6), Grimau (17) y Lakovic (-).

71 - Panathinaikos (18+20+16+17): Diamantidis (8), Nicholas (11), Perperoglou (5), Haislip (6), Batiste (19) -cinco inicial- Spanoulis (10), Pekovic (11), Fotsis (1), Tepic (-) y Calathes (-).

Árbitros: Cerebuch (ITA), Cicoria (ITA) y Chambon (FRA). Sin eliminados.

Incidencias: Partido de la tercera jornada del 'Top-16' de la Euroliga disputado en el Palau Blaugrana ante 7.093 espectadores.