Público
Público

88-85. El Madrid sufre para ganar al Zalgiris lituano

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Real Madrid entró en contacto con la exigencia implacable de la segunda fase de la Euroliga en la 'premier' de la nueva etapa continental en Vistalegre, amenazado hasta el último instante por el Zalgiris Kaunas lituano, reducido al borde de la bocina gracias a la robustez madridista en el último periodo, dominado por un excelente despliegue del estadounidense Charles Smith.

La segunda ronda de la Euroliga arrancó en la pista de Carabanchel con el primer enfrentamiento entre los blancos y los bálticos desde 1990 y dos pivotes importantes para el Real Madrid como espectadores en la banda: uno en el pasado, el 'Zar' Arvidas Sabonis, hoy presidente del Zalgiris, su club de origen, y líder de la última Copa de Europa madridista, ganada en la Final entre Cuatro de Zaragoza'95; otro en el presente, el griego Lazaros Papadopulos, lesionado en la mano derecha.

El reencuentro nació a velocidad de vértigo, con un 0-6 para el Zalgiris en menos de dos minutos y un 12-0 en contestación a renglón seguido. Iker Iturbe, que debutaba en su nueva etapa en Madrid, salió en el cinco titular y estrenó el dieciocho en la camiseta con dos triples seguidos. También el estadounidense Louis Bullock acertó sin fallos sus siete primeros puntos.

En total, el 0-6 cambió hasta un 18-9 antes de que los primeros movimientos de ambos banquillos equilibrasen el pulso. El senegalés Mamadou N'Diaye y Jonas Maciulis encontraron los huecos necesarios en la defensa local para nivelar el resultado (19-16), aunque el belga Axel Hervelle tubo tiempo de anotar el cuarto triple madridista en una serie de cinco de cuatro para acabar el primer cuarto en 22-16.

El rebote ofensivo y el triple impulsaban al Madrid. Sólo N'Diaye impedía que el Zalgiris perdiera de vista el partido. El paradero del ex jugador norteamericano del Unicaja Marcus Brown y de su compatriota DeJuan Collins, el mejor asistente de la Euroliga en la primera fase, 4,93 de media por partido, era desconocido salvo para imprimir ritmo y sacar el contragolpe.

Aunque entre N'Diaye y Maciulis el Zalgiris sacó los colores del líder ACB en el inicio del segundo corte. El Real Madrid malvivió con cuatro puntos cinco minutos y cedió la iniciativa merced a una serie de 0-9. Bullock vinó en auxilio de los suyos. Los lituanos apenas disfrutaron el 26-29 que penalizó el apagón ofensivo madrileño, especialmente acentuado en los lanzamientos de dos puntos.

Un triple de Bullock igualó la diferencia y, a partir de ahí, el Madrid mejoró poco a poco los movimientos delante del aro báltico (40-33 m.19). Pero, claro, en un choque que, entre otros, reúne al quinto y al sexto jugadores que más triples intentan de toda la Euroliga, Bullock y Brown, y a unos cuantos especialistas exteriores de la talla de Smith y Maciulis, el marcador fluctuaba como un acordeón.

Al unísono, Felipe Reyes ya se dejaba notar. Igual que Marko Popovic. Aunque Collins y Brown sólo habían anotado tiros libres en el ecuador de la contienda (6/6 el uno y 2/2 el otro ), el croata Marko Popovic, ex del DKV Joventut, clavó dos triples desde Kaunas antes de la bocina del descanso para situar el choque en pie de igualdad (43-39).

Esto es el 'Top 16'. A este nivel nadie puede descuidarse ni un instante. Los equipos están dotados para poner en cancha jugadores de un altísimo nivel en todas las posiciones. Si alguien falla aparece un recambio que lo compensa. Maciulis y Popovic hicieron las veces de Collins y Brown todo el primer tiempo, lo que sumado a la buena labor de N'Diaye en la zona sostuvo al Zalgiris.

El propio senegalés y el estreno de Collins desde los 6,25 propicio otro despegue visitante en la salida del tercer periodo que Brown, también reaparecido en el triple -tres seguidos-, transformó en un serio aviso para el Real Madrid (48-54 m.26).

La batería exterior báltica enseñaba su tremendo poderío. Los tres hombres pequeños del Zalgiris -Collins, Popovic y Brown- traían de cabeza a la defensa local. El Madrid, aspiraba bocanadas de aire gracias a Bullock y, dentro de la pintura, a Reyes, los únicos capaces de perforar la tela de araña tendida por los lituanos delante de la canasta.

El Madrid aguantaba los embates con más ganas que serenidad ante el recién proclamado campeón de la Copa de Lituania por encima del Lietuvos Rytas, otro equipo de la Euroliga. Sin embargo, el sacrificio blanco encontró recompensa en un 7-0 que recortó toda la ventaja del Zalgiris y clausuró el cuarto con tablas en el tanteador (59-59). Bullock -diecisiete- y Reyes -trece- sumaban un punto más entre ellos dos que el resto del conjunto de Joan Plaza.

La situación requería pulso firme. El que demostraron el estadounidense Charles Smith y el turco Kemal Tunceri para alargar el 7-0 del final del periodo anterior hasta un 13-0 que, además, registró entre triple y triple un tapón estratosférico de Smith. El Madrid atacaba mejor que en los minutos anteriores. El secreto de su mejoría atacante, sin embargo, respondía a un incremento de la intensidad defensiva.

El cóctel produjo una tanda total de 18-0 rematada por Smith, que despachó un último cuarto sensacional (70-69 m.34). Lo que no arredró al Zalgiris. N'Diaye desenterró de nuevo el hacha de guerra (70-65) y, en medio del recital de Smith, el Madrid y el Zalgiris se lanzaron a un intercambio de golpes entre pesos pesados para solventar la cuestión. Los blancos exhibieron más pegada y el primero de los tres partidos de la segunda fase europea en Vistalegre, claves para avanzar hacia las eliminatorias, subió a su casillero de triunfos.

.

- Ficha técnica:

88 - Real Madrid (22+21+16+29): López (8), Bullock (17), Mumbrú (11), Iturbe (6), Reyes (17) -cinco inicial-, Tunceri (9), Pelekanos (-), Hervelle (5), Smith (15), Sekulic (-) y Llull (-).

85 - Zalgiris Kaunas (16+23+20+26): Collins (11), Brown (14), Maciulis (21), Jankunas (7), Zukauskas (-) -cinco inicial-, N'Diaye (14), Jurak (5), Salenga (-), Popovic (12), Kalnietis (1) y Markota (-).

Arbitros: Pitsilkas (GRE), Ankarali (TUR) y Chiari (ITA). Excluyeron por personales a Reyes (m.40) y Maciulis (m.40).