Público
Público

Abás y Netanyahu dan un paso adelante al acordar verse de nuevo en doce días

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, y el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, dieron este jueves un paso adelante al acordar verse cara a cara cada dos semanas para continuar trabajando en un "acuerdo marco" para lograr la paz.

El representante estadounidense para Oriente Medio, George Mitchell, que participó en las conversaciones directas reanudadas ayer, anunció que Abás y Netanyahu volverán a verse el próximo 14 y 15 de septiembre en un país de la región.

El presidente de Egipto, Hosni Mubarak, ofreció su país como sede del encuentro en una carta publicada en el diario The New York Times, aunque no se ha confirmado oficialmente.

Mitchell subrayó que para que las negociaciones tengan éxito tienen que ser privadas y ser tratadas con el máximo cuidado, con lo que avanzó pocos detalles del contenido de la jornada de negociaciones desarrollada en la octava planta del Departamento de Estado.

Entre lo poco que adelantó fue que tanto palestinos como israelíes coincidieron en condenar la violencia "contra civiles inocentes" y que trabajarán para mantener la seguridad en la zona.

También coincidieron en la meta común de establecer dos Estados como solución del conflicto, y mostraron su optimismo de que las conversaciones pueden ser completadas en un año.

Los mandatarios acordaron que el próximo paso es alcanzar un "acuerdo marco" para establecer los compromisos necesarios de cara a un "acuerdo final" que establezca una paz duradera.

Las conversaciones arrancaron después de una ceremonia oficial en la que la secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, señaló que "la decisión de sentarse en esta mesa no fue fácil" pero destacó la voluntad de ambos líderes para conseguir la paz.

"Creo fervientemente que estos dos hombres sentados a mi lado son los líderes que pueden hacer realidad este deseado sueño. Y haremos todo lo posible por ayudarles", dijo Clinton, que también participará en las conversaciones del 14 y 15 de septiembre.

"Este es el momento para un fuerte liderazgo y estadistas que tengan el coraje de tomar decisiones difíciles", agregó y aseguró a ambos líderes que tienen "la oportunidad de acabar este conflicto y décadas de enemistad entre sus pueblos de una vez por todas".

La primera reunión, en la que participaron las delegaciones palestina e israelí, así como Clinton y Mitchell, duró hora y media, a la que siguió una trilateral entre Clinton, Abás y Netanyahu.

Posteriormente hubo un cara a cara entre Abás y Netanyahu, para una "discusión directa", mientras los equipos de ambas delegaciones negociaban en paralelo en salas contiguas.

Lo que intentan conseguir es un "acuerdo marco" sobre los asuntos principales, con la idea de llegar a "un tratado final" en un plazo de un año, explicó un funcionario de alto rango de la Administración de Barack Obama.

"Es difícil decir en este punto si será viable alcanzar el tratado final dentro del año... pero creo que nuestro objetivo inmediato es el acuerdo marco y veremos cuánto tiempo toma... pero no vamos a poner un plazo", dijo la fuente, en condición de anonimato.

Las partes relanzaron en Washington una serie de encuentros que se sucederán aproximadamente cada dos semanas, en algunos de ellos participará Estados Unidos, pero no en todos.

En este proceso se abordarán "todas las diferencias que hay entre las partes, algunas han sido ya discutidas, otras se discutirán según avancemos en el proceso", dijo el funcionario, quien siguiendo la cautela que pidió Mitchell no reveló si el asunto de los asentamientos judíos se discutió en esta primera conversación.

El primer ministro israelí aseguró que está dispuesto a lograr "un compromiso histórico" para la paz con el líder palestino, a quien calificó como "un socio para la paz" y reconoció que aunque "no va a ser fácil" está dispuesto a hacer concesiones "dolorosas".

"Una paz verdadera y duradera se conseguirá sólo con concesiones mutuas y dolorosas", señaló.

Por su parte, Abás reiteró su deseo de iniciar una nueva era "que traiga paz, justicia, seguridad y prosperidad para todos", pero reiteró su petición a los israelíes para que cese "toda actividad" en los asentamientos judíos.