Público
Público

Abdulmutallab, acusado de intentar de hacer explotar un avión

Su padre contactó con la embajada de EEUU en Nigeria para alertar de la radicalización de su hijo y de que estaba planeando algo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

EEUU ha acusado al nigeriano Umar Farouk Abdulmutallab, de 23 años, de intentar destruir un avión de Northwest que estaba a punto de aterrizar en Detroit, y de introducir un artefacto explosivo en su interior, según informó el Departamento de Justicia.

El sospechoso, sentado en una silla de ruedas por las graves heridas que sufre en las piernas, compareció hoy ante un juez en Detroit (Michigan), para escuchar los cargos presentados por el incidente de ayer, y que resultó fallido. Inicialmente ha sido representado por un abogado de oficio, pese a que algunos medios han publicado que su padre es un potentado banquero de Nigeria.

Las autoridades han presentado hoy una querella criminal tras tomar declaración en las ultimas horas al nigeriano, quien asegura estar vinculado con la organización terrorista Al Qaida, término que no ha sido aún confirmado.

En la querella se explica que el FBI, que está a cargo de la investigación, ha encontrado en el artefacto que portaba el sospechoso restos de PETN (tetranitrato de pentaeritritol), un conocido explosivo también conocido como pentrita.

En un comunicado, el Fiscal General de EEUU, Eric Holder, explicó que incidentes como el de ayer recuerdan se debe permanecer 'vigilantes en todo momento en la lucha contra el terrorismo'.

'De haber tenido éxito este ataque terrorista contra el avión, muchas personas hubieran muerto o hubieran resultado heridas', dice el responsable del Departamento de Justicia.

En la querella se confirma que el nigeriano portaba adherido al cuerpo un artefacto explosivo, al que trató de activar mezclando los productos que llevaba, en polvo y en líquido, con una jeringuilla, que fue encontrada en su asiento.

Los testimonios también apuntan a que estaba 'lúcido y tranquilo en todo momento'

Para ello, según se desprende de los testimonios tomados a los testigos, el sospechoso se encerró en el baño de la cabina de pasajeros durante unos 20 minutos, y al salir se excusó con que estaba indispuesto. Cuando salió del baño portaba una manta que cubría el artefacto, Tras sentarse comenzaron a oírse las pequeñas explosiones del aparato y posteriormente algunas llamas, que los pasajeros trataron de sofocar.

Los testimonios también apuntan a que el sospechoso estaba 'lúcido y tranquilo en todo momento'. Cuando una azafata le preguntó qué tenía escondido, le dijo que se trataba de un artefacto explosivo. Algunos pasajeros, con ayuda de la tripulación, se abalanzaron sobre el sospechoso, le arrebataron el artefacto, y le redujeron.

El padre del acusado de intentar hacer explotar un avión de la compañía Northwest-Delta contactó recientemente con la embajada de EEUU en Nigeria para alertar de la radicalización de su hijo y de que estaba planeando algo, según informa la CNN.

Según un miembro de la familia citado por CNN, el padre contactó hace tres meses con varias agencias de seguridad estadounidenses y con la embajada de Washington en Abuja, alarmado por un mensaje de texto que recibió de su hijo unos días antes. El joven informaba en este mensaje a su familia de que abandonaba el centro universitario en el que estaba estudiando en Dubai, para irse a vivir a Yemen e iniciar una nueva vida, siguiendo la llamada del Islam.