Público
Público

El abogado de Britney Spears denuncia violación de los derechos de su cliente

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un abogado que afirma representar a la cantante estadounidense Britney Spears denunció hoy la violación de los derechos federales de su cliente.

En un documento presentado ante tribunales de Los Ángeles (California), el abogado Jon Eardley, también denunció que el padre de la artista, Jamie Spears, le impidió hablar con sus amigos.

El abogado, quien dijo haber sido contratado por Spears a mediados de este mes, manifestó que ha tratado de hablar con ella en varias ocasiones.

"La última vez que trató de llamarme, le quitaron el teléfono y al día siguiente desconectaron el número", señaló en una declaración.

"Se le han negado sus derechos fundamentales de libre asociación y de usar teléfonos y otros medios de comunicación con el mundo exterior", afirmó.

Eardley también pidió que el caso de la cantante de 26 años sea trasladado de un tribunal estatal a una corte federal.

A comienzos de este mes un tribunal de California otorgó la tutela legal al padre de la artista lo que automáticamente le dio el control de sus asuntos profesionales y legales.

Esa decisión la despojó de sus libertades, manifestó Eardley.

Los abogados de Jamie Spears señalaron que Eardley no tiene derechos de representación de la cantante porque el dictamen judicial dio a su padre el control de sus asuntos.

La jueza del Tribunal Superior de Los Ángeles, Reva Goetz, decidió esta semana prolongar la tutoría del padre de la cantante hasta el 10 de marzo ante las evidentes señales de que el comportamiento de la intérprete ha mejorado desde que abandonó la planta de psiquiatría del Centro Médico de la Universidad de California.

El pasado 6 de febrero la cantante abandonó la planta, donde estuvo ingresada una semana por orden de su psicóloga, quien consideró que representaba un peligro para ella misma y los de su alrededor.

Jamie Spears y el abogado Andrew Wallet fueron declarados tutores de la cantante el pasado 1 de febrero y, por tanto, responsables de vigilar la fortuna, estimada en 40 millones de dólares, de la intérprete.

Además, la orden dictada de la jueza declaró al hermano de Spears, Bryan, de 30 años, y al abogado Ivan Taback, co-fideicomisarios de sus bienes.

Desde entonces Britney, que hasta ese momento tuvo un comportamiento público "desordenado", ha mantenido una vida discreta en la que se le ha visto de compras con su madre Lynne o bailando en un centro especializado.

"Ahora está recibiendo el tratamiento médico adecuado y seguridad profesional. El caos ha desaparecido de su vida", según señaló a la revista estadounidense People una fuente cercana a la familia.