Público
Público

El abogado de Demjanjuk dice que hay un complot judicial contra su defendido

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El abogado del presunto criminal nazi John Demjanjuk aseguró hoy que su defendido es víctima de un "complot judicial internacional" y pidió nuevamente la suspensión del juicio.

Ante la Audiencia Provincial de Múnich continuó hoy el juicio contra Demjanjuk, acusado de la muerte de 27.900 judíos en el campo de concentración de Sobibor.

El abogado Ulrich Busch acusó a los jueces de la sala de parcialidad y arbitrariedad como parte del "complot judicial internacional" al que, según él, se ha sometido a su defendido.

Busch aludió con ello a una primera condena a muerte de Demjanjuk en Israel, en 1988, pena que fue revocada al no quedar demostrado que Demjanjuk fuera efectivamente el "Ivan el Terrible" de Treblinka por el que había sido castigado con la horca.

El abogado aseguró hoy que el tribunal de Múnich pretendía utilizar en el juicio documentos del mismo carácter dudoso que entonces en Israel.

En la sesión de hoy declararon nuevamente familiares de víctimas del campo de Sobibor, quienes pese a no ser testigos directos de los horrores del campo recibieron así la "oportunidad de dar voz a las víctimas", como subrayó el abogado de la acusación particular, Cornelius Nestler.

A diferencia de la jornada anterior en que entró a la Audiencia en silla de ruedas, hoy Demjanjuk, de origen ucraniano y de 89 años, entró en la sala en una camilla, aunque con su habitual gorra azul y tapado con una manta.

Desde la apertura del juicio, el 30 de noviembre, el procesado no ha hecho declaración alguna y sólo se ha comunicado con sus abogados o con los médicos que le atienden en todo momento dentro de la sala.

Su abogado había pedido la suspensión de proceso o, cuando menos, que se levante la orden de prisión preventiva contra su defendido, quien ingresó en la penitenciaría muniquesa de Stadelheim tras ser entregado por EEUU, el pasado 12 de mayo.

Tanto los médicos que le atendieron entonces como el equipo de forenses que asiste al juicio consideran que está en condiciones de ser procesado, aunque determinaron que cada una de las vistas no puede exceder a las tres horas, repartidas en dos bloques de 90 minutos y con una pausa de hora y media entre uno y otro.

A Demjanjuk se le imputa complicidad en el asesinato de 27.900 judíos en el campo de Sobibor, en el periodo de seis meses en que sirvió ahí como guarda voluntario, entre marzo y octubre de 1943.

Nacido en Ucrania en 1920, Demjanjuk fue capturado por las tropas hitlerianas en 1942 siendo un soldado soviético, y pasó de prisionero de guerra a guarda voluntario de Sobibor y otros campos.

En los años 50 emigró a EEUU como víctima del nazismo, en tanto que ex prisionero, y cambió su nombre de pila, Iván, por el de John.

Se trata de la primera vez que Alemania procesa a un ejecutor extranjero, convertido en partícipe del aparato nazi como "trawniki" -o guarda voluntario-.

El campo de Sobibor estaba dedicado exclusivamente al exterminio de judíos de toda Europa y se estima que ahí fueron asesinadas un cuarto de millón de personas.

El único superviviente que asiste al juicio es Thomas Blatt, nacido en Polonia y de 82 años, quien admite que no está en disposición de reconocerlo a estas alturas.