Público
Público

Los abogados de Medellín esperan que se retrase su ejecución

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El equipo legal de José Ernesto Medellín confía que en cualquier momento la Corte Suprema de Justicia o de la Junta de Perdones confirme si el mexicano es ejecutado el martes o si se aplaza la ejecución.

Medellín espera hoy, en la celda en la que es vigilado las 24 horas del día y diseñada para evitar un intento de suicidio, la resolución de la Corte Suprema a la que su abogado solicitó la suspensión temporal de la ejecución.

Con esta acción, el equipo legal busca lograr tiempo para que el Congreso vote una ley que permitiría que los tribunales de Texas revisen su caso y del de otros mexicanos condenados a la pena capital en este estado.

Se espera también que los siete miembros de la Junta de Perdones emitan una recomendación al gobernador de Texas, Rick Perry, para que ordene la suspensión de la ejecución por los 240 días solicitados por el abogado Donald Donovan, que representa al nativo de Nuevo Laredo, México.

La apelación de Medellín a la Suprema Corte y la petición de clemencia a la Junta de Perdones están basadas en una orden de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), que en el 2004, falló que Estados Unidos había violado los derechos de estos mexicanos al incumplir con el Tratado de la Convención de Viena en relaciones consulares, del que Estados Unidos y México son firmantes.

La CIJ pidió a Estados Unidos la revisión de los casos de 51 mexicanos condenados a pena de muerte en Estados Unidos, a los que no se notificó al momento de su detención de su derecho a hablar con representantes de los consulados de su país.

El resto de los estados acataron la orden, pero Texas se niega a hacerlo aduciendo que el estado es gobernado internamente y no por cortes internacionales.

En un documento entregado el pasado viernes al Tribunal Supremo, los abogados Donovan y Sandra Babcock afirman que ejecutar al mexicano tendría consecuencias irreparables y creará una brecha entre Estados Unidos y sus compromisos internacionales.

Babcock argumentó que si Texas ejecuta a Medellín, Estados Unidos no podrá garantizar la seguridad de sus ciudadanos en el extranjero.

Sin embargo, a pesar de la orden del máximo tribunal internacional, y de la petición del presidente George Bush que en 2005 instó a Texas a revisar los casos de estos mexicanos acatando al fallo del tribunal de la ONU, Medellín espera mañana su ejecución.

"Sin embargo la suspensión puede llegar dos minutos antes", dijo a Efe la portavoz de la defensa del mexicano, Katherine Hoffman, quien recordó que ésta es la primera ocasión en que Medellín cuenta con una fecha de ejecución, a diferencia de otros mexicanos como Cesar Fierro que se ha enfrentado ya a una fecha en 14 ocasiones.

Mientras tanto, Medellín inició el periodo de despedidas y de acuerdo con el protocolo del estado podrá reunirse hoy por espacio de ocho horas con sus familiares y el martes por la mañana cuatro horas adicionales.

La portavoz de el Departamento de Justicia Penal de Texas, Michelle Lyons, indicó que de no suspenderse la ejecución en las próximas horas, Medellín será trasladado en martes al mediodía de la Unidad Polunsky en la que se encuentra actualmente en Livingston, a la cárcel "Walls Unit" en Huntsville.

Una vez en Huntsville, Medellín permanecerá en una celda adyacente a la cámara de la muerte, y se le servirá una cena dos horas antes de la ejecución.

La ejecución está programada para las 18:00 horas locales y estarán presentes los abogados de Medellín, una amiga del condenado a muerte cuya identidad no ha sido dada a conocer y cinco representantes de medios de comunicación.

Hasta el momento, no se ha dado a conocer si asistirán los padres de las jóvenes asesinadas por Medellín.

Medellín firmó un documento en el que declina elegir un menú para su última cena, indica que no asistirán familiares a la ejecución y determina que será su amiga la que recibirá sus pertenencias y determinará como disponer de su cuerpo.

José Ernesto Medellín fue sentenciado a muerte en 1994 por la violación y asesinato de dos jovencitas, Jennifer Ertman de 14 años, y Elizabeth Peña de 16 años a las que tanto él como cinco miembros mas de su pandilla violaron, golpearon y finalmente asesinaron usando un cinturón para ahorcarlas.