Público
Público

Los abogados de Polanski tratan de cerrar el caso en EEUU

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los abogados de Roman Polanski alegaron el jueves errores de procedimiento para pedir de nuevo ante un tribunal de California la desestimación de la declaración de culpabilidad que el director realizó en 1977 de haber mantenido relaciones sexuales con una menor de edad.

Sin embargo, los fiscales dijeron ante el tribunal de apelaciones que el oscarizado cineasta, quien huyó de Estados Unidos en 1978 y que ahora está bajo arresto domiciliario en Suiza, debe volver primero a Los Ángeles para enfrentarse a una sentencia, como decidió en su día un juez.

En juego está que Polanski, nacido en Francia y de padres polacos, pase hasta dos años en una cárcel de California por el delito. El cineasta, responsable de películas como "La semilla del diablo" y "Chinatown", ganó un premio de la Academia como director por "El Pianista".

Se prevé que los tres jueces del tribunal de apelaciones dicten sentencia dentro de 90 días. Entre sus opciones está pedir a un tribunal de menor instancia que vuelva a considerar el archivo del caso o bien no hacer nada al respecto.

"Creo que las posibilidades de que pueda lograr que el caso sea desechado no son buenas en este momento", dijo Steve Cron, abogado y profesor adjunto en la Facultad de Derecho Pepperdine, quien no tiene relación con el caso.

El abogado de Polanski, Chad Hummel, solicitó al tribunal que ordenara una nueva audiencia alegando que un juez de Los Ángeles se involucró en "manipulaciones", mientras estaba encargado del caso en 1977.

Polanski se declaró culpable del cargo de haber mantenido relaciones sexuales dolosas con una adolescente de 13 años. En ese momento, el juez del Tribunal Supremo de Los Ángeles Laurence Rittenband, ya fallecido, envió a Polanski a una prisión para una evaluación mental, donde cumplió 42 días de condena.

El director esperaba una sentencia final por el tiempo que pasó recluido, algo considerado en el acuerdo para declararse culpable, pero creyó que Rittenband lo devolvería a la cárcel. Polanski huyó a Francia y desde entonces se ha mantenido alejado de Estados Unidos.

En septiembre fue arrestado en Suiza debido a una orden de captura estadounidense.