Público
Público

Aborígenes de la "Generación robada" fueron cobayas en experimentos médicos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Alianza de la Generación Robada denunció hoy en una investigación parlamentaria en Australia que algunos aborígenes de la "Generación robada" fueron usados como cobayas en experimentos médicos.

Kathleen Mills, de la citada asociación, declaró ante la comisión legislativa que su tío trabajó en el Centro Kahlin de Darwin, capital del estado de los Territorios del Norte, y le contó que emplearon niños aborígenes en la investigación de tratamientos contra la lepra.

"Él me relató que nuestra gente se ponía muy mala, el tratamiento casi les mataba (...) Se trataba de una experiencia y una práctica común", afirmó Mills, según los medios australianos.

"Hay cosas de las que todavía no se ha hablado. Además de robarlos, fueron utilizados. Hay muchas cosas que los australianos desconocen", añadió Mills.

La "Generación robada" se refiere a más de 100.000 niños aborígenes arrancados de sus familias y entregados a instituciones religiosas o a familias en adopción para recibir "educación cristiana", en políticas aplicadas por las autoridades entre 1910 y 1970.

La comisión parlamentaria en la que surgió la denuncia comenzó hoy a estudiar una propuesta de indemnización para estos aborígenes que recomienda un pago básico por afectado de 20.000 dólares australianos (18.497 dólares o 11.656 euros) y otros 3.000 dólares australianos (2.775 dólares o 1.748 euros) por cada año de separación.

La iniciativa del senador Andrew Bartlett, del Partido Demócrata, se presentó después de que el primer ministro australiano, el laborista Kevin Rudd, y el Parlamento nacional ofrecieran, por vez primera, una disculpa oficial a la "Generación robada" el pasado 13 de febrero.