Público
Público

"Los abrazos rotos" de Almodóvar llega a Nueva York y recibe buenas críticas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La última cinta de Pedro Almodóvar, "Los abrazos rotos", llegó hoy a los cines de Nueva York acompañada de una gran atención mediática y unas buenas críticas que realzan la calidad de la cuarta colaboración entre el manchego y Penélope Cruz.

"¿Puede haber algo como la melancolía exuberante? No se me ocurre otra manera de describir el espíritu de 'Los abrazos rotos', un título que apunta un indicio revelador de la paradoja: Es intensa y vivaz, tierno y cruel", comienza hoy la amplia crítica que le dedica el New York Times.

Ese diario apunta que la cinta tiene una estructura "intrincada y enigmática, llena de giros y retrocesos" e indica que sus "texturas visuales y sonoras son exuberantes y sensuales, como nos ha acostumbrado el señor Almodóvar, aunque sus ricos colores y profundos sonidos de algún modo iluminan un terreno emocional inusualmente austero".

Añade que como otras de sus cintas, ésta última deja al espectador en un estado de "contradicción, mezcla de devastación y euforia, de diversión y consternación, un estado que merece tener un nombre clínico", que podría ser: "Almodóvaria, un síndrome que muchos estamos más que contentos de sufrir".

Sobre la propia figura del director, el Times asegura que tiene "un don para los comienzos felices" y destaca sus constantes inspiraciones en los clásicos del cine y señala que su "compromiso con las grandes tradiciones de los melodramas jamás es meramente nostálgico".

En cuanto a la elogiada Penélope Cruz, que logró el Óscar por "Vicky Cristina Barcelona", de Woody Allen, y de quien también se espera con expectación el estreno en diciembre del musical "Nine", de Rob Marshall, el Times asegura que se ha convertido en "el nexo de Almodóvar con las gloriosas tradiciones de las estrellas del pasado".

La española de 35 años da vida en la película a la desdichada Lena, una joven que sueña con triunfar en el cine y se labra, de la mano del director Mateo Blanco (Lluís Homar), un aspecto muy cercano al de Audrey Hepburn en películas como "Desayuno con diamantes", tal y como quiso Almodóvar.

"Penélope Cruz hace lo posible por actuar mal en varias escenas de 'Los abrazos rotos', pero su esfuerzo está condenado al fracaso. Es magnífica, incluso cuando se supone que su actuación ha de ser torpe", asegura el Wall Street Journal en su correspondiente crítica, en referencia a escenas en que la española interpreta a una actriz.

Esas escenas, añade el diario, "no son lo que parecen: Son parte de una broma maravillosamente elaborada en una película que sirve como una carta de amor al cine, y una demostración del misterioso poder del medio".

Ese diario asegura que la presencia de Penélope Cruz es "incendiaria, lleve o no el vestido rojo que se ajusta tan estrechamente a las tradiciones del melodrama como a los contornos de su cuerpo".

"El amor del señor Almodóvar por las películas impregna cada fotograma de esta hermosa película", añade el Wall Street Journal, que alaba la inclusión en la cinta de las escenas correspondientes a "Chicas y maletas", una supuesta película que podría ser "una precuela perfecta" para la aclamada "Mujeres al borde de un ataque de nervios" (1988).

El diario New York Post tampoco ahorra elogios para "Los abrazos rotos" y asegura que "Penélope Cruz es una delicia para los ojos, y también lo es su última película, una carta de amor al poder mágico de las películas para reparar corazones rotos".

Ese rotativo recomienda a sus lectores "no andar", sino "correr" a ver una cinta, que, aunque podría verse como un retroceso respecto a la "casi perfecta 'Volver'", es mejor que "el 99 por ciento de todas las películas estrenadas en 2009".

Almodóvar y Cruz presentaron ya "Los abrazos rotos" el pasado octubre en la Gran Manzana, donde fue la cinta encargada de cerrar entre varios minutos de aplausos por parte del público asistente la 47 edición el Festival de Cine de Nueva York.