Público
Público

Absuelto de violación por la actitud "pasiva" de la víctima

El jurado señala que la agredida no expresó claramente su disconformidad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Audiencia Provincial de Madrid absolvió el pasado 30 de octubre de un supuesto delito de violación a un masajista de 46 años porque la víctima no 'exteriorizó de forma clara su falta de consentimiento a tales actos sexuales'. La sentencia asegura que la mujer sufrió de forma probada las consecuencias físicas y psíquicas correspondientes a una violación, pero añade que la descripción de los hechos señala demasiadas contradicciones para culpar al acusado.

La mujer, según su testimonio judicial, acudió en 2006 a la clínica del acusado con la intención de recibir un masaje en el cuello por un esguince cervical. El osteópata, que le había recomendado su actual pareja, le pidió que se desnudara. Después de que ella lo hiciera, el masajista la penetró vaginalmente dos veces.

La mujer, que demostró en análisis médicos haber sufrido daños físicos en vagina y ano, aseguró sentirse 'bloqueada', sin poder de reacción. Según el fallo, el masajista, 'ante la actitud pasiva' de ella, pudo interpretar 'consentimiento'.

Los hechos descritos en la sentencia dicen que, entre una violación y otra, el hombre salió de la consulta y ella, en lugar de tratar de huir, envió un SMS a una amiga Guardia Civil con el siguiente texto: 'SOS, SOS, t necesito... M ha pasado una cosa que aún flipo! Y sólo puedo contártelo a ti, pero no por teléfono. Es muy fuerte... Que no sé! Carrie Help Me! Ahora estoy en el fisio... Jo ¡Es muy fuerte!'.

Además, la sentencia detalla como un dato relevante para su decisión que la mujer llegó a pedir al acusado que se pusiera un preservativo para practicar la segunda penetración.

Estos hechos determinan, según la Audiencia, que los hechos no se ajustan a los patrones de una violación. Aun así, los magistrados reconocen como real un informe psiquiátrico que describe las fuertes secuelas sufridas por la mujer, que durante los días posteriores sintió un fuerte sentimiento de culpa 'por no haber sabido reaccionar'.

El masajista negó haber practicado cualquier actividad sexual con la paciente, a pesar de que la mujer dio en su testimonio todo tipo de detalles que el jurado considera veraces 'al tratarse de una persona equilibrada'.