Publicado: 25.02.2014 20:54 |Actualizado: 25.02.2014 20:54

Absuelven a la revista 'Café amb Llet', que publicó casos de corrupción en la sanidad catalana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Hace un año de la condena a los editores de la revista Cafè amb Llet por atentar contra el honor de Josep Maria Via, un alto cargo de la sanidad catalana al que acusaron de utilizar el servicio de salud para su propio beneficio. Pero este martes, la Audiencia de Barcelona ha anulado esa sentencia, que acarreaba 10.000 en concepto de indemnización contra Albano Dante y Marta Sibina por dañar el honor de Via.


 

La primera sentencia del juzgado de primera instancia le obligó también a  retirar de página web los dos vídeos con los que denunciaron la supuesta corrupción de Via, pero ahora podrán volver a colgarlos y los 10.000 euros les serán reembolsados.

Según el tribunal, las frases de los vídeos referidas al alto cargo de la sanidad catalana son una "crítica áspera" amparada por el derecho de libertad de expresión, en ningún caso una atentado contra el derecho al honor del demandante.

El fallo de este jueves incide en que el derecho al honor está "limitado por las libertades de expresión y de información", que siempre prevalecen o resultar "esenciales para la democracia". El juez tampoco ha encontrado en los vídeos afirmaciones que puedan suponer "desprecio personal, vejación injustificada o insulto". y que, en caso de conflicto de ambos derechos, tiene que prevalecer siempre el de expresión e información, porque es "esencial" para la democracia. La sentencia también añade que no ha encontrado en los vídeos ninguna expresión que considere "desprecio personal, vejación injustificada o insulto".

La sentencia de hace un año y medio resultó especialmente polémica, por el hecho de que los editores de Cafeambllet llegaron a los tribunales -y fueron condenados- antes que ninguno de los casos de supuesta corrupción en el mundo de la sanidad pública catalana que habían estado denunciando repetidamente.

La indemnización de 10.000 euros, además, suponía un fuerte golpe contra la economía de la publicación, como ellos mismos remarcaron después de la primera sentencia.