Público
Público

La Academia de Hollywood envía los sobres para elegir a los ganadores del Óscar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de Estados Unidos envió hoy por correo las papeletas para votar a los próximos ganadores de los Óscar, un proceso ajeno a las nuevas tecnologías para evitar la piratería informática.

Más de 5.800 sobres partieron desde la sede de la Academia, situada en Beverly Hills (Los Ángeles), destinados a diferentes direcciones en 31 países y con una sencilla hoja de papel en su interior que contiene alfabéticamente los nombres de los candidatos, ordenados en 24 categorías.

"Ellos (los miembros de la Academia) tienen que marcar sus elegidos y devolverlas antes del 17 de febrero a PriceWaterHouseCoopers (PWC) para que empiecen a contar", explicó a Efe el director ejecutivo de la Academia de Hollywood, Bruce Davis.

Esa agencia se ha encargado desde hace 75 años de procesar los votos de los Óscar y mantener en secreto los nombres de los vencedores, una información delicada que sigue manejándose de forma tradicional por temor a posibles filtraciones.

Únicamente dos personas, Brad Oltmanns y Rick Rosas, responsables de PWC en Los Ángeles, sabrán quiénes se llevarán la estatuilla antes de que se revele oficialmente en la ceremonia que tendrá lugar el 22 de febrero.

Como medida de precaución Oltmanns y Rosas cumplirán con el ritual de memorizar el nombre de los galardonados.

"Es un ritual y no tenemos intención de cambiarlo porque funciona", comentó Davis.

"De hecho, no lo hemos ni informatizado. El recuento lo hace gente con papel y lápiz porque no queremos que esos datos estén en un formato que alguien pueda piratear y reventar todo el programa sabiendo quién gana los premios dos días antes", afirmó Davis que insistió en lo cuidadoso del proceso.

La Academia intentará este año mejorar las cifras de audiencia cosechadas en las pasadas ceremonias en las que se evidenció una pérdida de interés de los espectadores.

En 2008 32 millones de personas en Estados Unidos se sentaron frente al televisor para seguir la entrega de premios, casi la mitad de los que vivieron en directo en 1998 la entrega de 11 estatuillas a "Titanic", uno de los filmes más taquilleros de la historia de Hollywood.

"Este año queremos superar los 40 millones de espectadores en Estados Unidos. Nuestros dos productores van a cambiar el aspecto del auditorio, van a ajustar el programa a justo tres horas y se van a presentar los premios de interpretación de una forma que nunca se ha hecho hasta ahora", indicó Davis.

"Creo que va a tener un aspecto muy diferente", añadió este representante de la Academia quien confió en la destreza del presentador de este año, el actor Hugh Jackman (Australia, 2008), para darle vitalidad al evento.

El tipo de películas candidatas, muchas de ellas independientes o con taquillas discretas, podría perjudicar al atractivo de la ceremonia, especialmente tras quedarse fuera de las categorías principales el filme más exitoso de 2008 "The Dark Knight", aunque eso no ha influido en la selección de los nominados.

"Los miembros de la Academia son artistas. Ellos a veces tienden a seleccionar películas pequeñas y difíciles en términos de audiencia como el mejor ejemplo de lo que se ha hecho en el año. Depende de nosotros crear suspense en la gala", dijo Davis.

"Podemos ser más 'populares' pero no queremos, preferimos escoger las mejores películas en lugar de las más populares", concluyó.