Público
Público

El Estado acaparó financiación en el respiro de los mercados

La deuda de Catalunya y País Valenciá supera el 17% de su PIB

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las administraciones públicas españolas se endeudaron a un ritmo de 19 euros a la hora en el primer trimestre del año, sumando 41.180 millones de euros al saldo pendiente, que ya alcanza los 679.779 millones. Es un 6,4% más que al cierre de 2010 y un 17,5% más que 12 meses antes, y equivale ya al 63,6% de la riqueza en bienes y servicios que es capaz de crear España en un año (PIB), según los datos hechos públicos ayer por el Banco de España.

El aliento de los mercados y la tijera aplicada para contener su ataque no bastan aún para frenar el crecimiento de una deuda que ya se sitúa 3,6 puntos porcentuales por encima de los máximos fijados en el Tratado de Maastricht (60% sobre el PIB). España aún tiene déficit (gasta más que ingresa) y debe financiarlo. La mayoría de Europa está muy por encima del nivel de endeudamiento español, pero este país ha duplicado su porcentaje sobre el PIB en la crisis. A finales de 2007, la deuda pública no sobrepasaba el 36,1% del PIB.

Las autonomías reducen el ritmo de endeudamiento entre enero y marzo

Las cifras no parecen invitar a grandes dosis de optimismo, máxime cuando las autonomías, las grandes observadas hoy por los mercados, siguen incrementando su deuda. Sin embargo, los datos encierran una buena noticia que se ha ido engendrando semana tras semana desde la sala de máquinas del Tesoro. En un trimestre, la Administración central ha emitido más de la mitad del papel en títulos a largo plazo que tenía previsto colocar en todo el ejercicio.

El respiro que dieron los mercados en el arranque del año, separando claramente a España del resto de países periféricos por primera vez desde que se inició la crisis de deuda soberana en Europa, llevó a acelerar el calendario de emisiones. Las nuevas tensiones actuales en medio de la redefinición del rescate griego confirman que fue una buena estrategia. La ventana abierta llevó además, en el primer trimestre, a que se emitiesen 3.000 millones con cargo al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), encargado de garantizar el equilibrio de las cajas de ahorros inyectando dinero público durante su reestructuración, y 6.000 millones en tres emisiones del Fondo de Amortización del Déficit Eléctrico (FADE), que debe devolver a las eléctricas la deuda de 20.000 millones por la diferencia entre ingresos y costes de la electricidad.

Todo esto provoca que las autonomías no sean la principal explicación esta vez del incremento de la deuda. La de la Administración central aumentó en 33.137 millones en el trimestre, un 6,8% más que al cierre de 2010.

Rubalcaba reitera que el problema está en la deuda de familias y empresas

La deuda autonómica se incrementó un 5,3% en el trimestre, al sumar 6.132 millones, lo cual no es una buena noticia (sobre todo porque eleva ya el aumento interanual al 38,5%), pero es inferior al primer trimestre de 2010 (cuando aumentó en 8.377 millones, un 9,5% respecto al cierrede 2009). El ritmo baja. Quizás lo más preocupante sea que entre las que más se endeudan figuran algunas de las que presentaron peores cuentas en 2010, como Murcia (+10,3%), Catalunya (7,6%) y Balears (7%).

Castilla-La Mancha, una de las más observadas, incrementó su endeudamiento en un 4,7%. Debe ya el equivalente al 16,9% de su PIB, sólo superada por Catalunya (17,2%) y por la región que lidera la deuda sobre el PIB desde 2000: País Valenciá (17,4%).

El vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, afirmó ayer que la deuda pública es 'soportable', ya que sigue por debajo de la media europea, y recordó que 'lo que nos crea problemas todos los días' es lo que adeuda el conjunto, contando también a empresas y familias.