Público
Público

El acceso desigual impulsa el turismo de fertilización asistida

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Kate Kelland

Los pacientes que cruzan fronteras enbúsqueda de un tratamiento de fertilidad más accesible puedenelegir entre más de 100 países, pero también estaríanarriesgando su salud y la de sus futuros hijos.

La Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología(ESHRE) y la Federación Internacional de Sociedades deFertilidad (IFFS) anunciaron que una encuesta de servicios dereproducción mostró grandes disparidades en las leyes y lasprácticas de muchos países.

Eso hace que, al regresar al país de origen, empiecen paralos pacientes los problemas legales y médicos.

"Aunque en principio la atención a pacientes extranjeros ylocales sería básicamente la misma y según los estándares másaltos posibles, existen evidencias de que no siempre es así",informó en conferencia de prensa Francoise Shenfield, deESHRE.

La encuesta de IFFS en 105 países identificó muchasdiferencias culturales, religiosas y sociales en las actitudeshacia los tratamientos de fertilidad con óvulos, semen oembriones donados, lo que influye en la cantidad de clínicas ylos servicios que ofrecen.

En la fertilización in vitro (FIV) se le extraen óvulos delos ovarios de la mujer para fecundarlos con espermatozoides enel laboratorio. Luego se implantan los embriones más fuertes enel útero femenino. Los óvulos, los espermatozoides y losembriones pueden ser donados.

La encuesta de IFFS halló que hay 500 clínicas defertilidad en India y unas 615 en Japón, pero sólo 66 en GranBretaña, 120 en Alemania, 200 en España y 360 en Italia.

El director de educación de IFFS, Ian Cooke, dijo que losproblemas de acceso impulsaron a los pacientes a viajar alexterior en búsqueda de tratamiento, pero con consecuenciasmédicas, económicas o legales.

PROBLEMAS LEGALES

Uno de los inconvenientes principales es la regulaciónsobre la cantidad máxima de embriones que se pueden transferiral útero materno después de una FIV.

En Gran Bretaña y Escandinavia se permiten utilizar uno odos, pero otros países tienen límites más permisivos odirectamente no los tienen. Esto aumenta la cantidad deembarazos múltiples riesgosos para las mujeres y los bebés.

El congelamiento de embriones está prohibido en Alemania,Italia y Croacia, pero se pueden congelar los óvulos antes defertilizarlos. En Gran Bretaña, la eliminación del anonimatodel donante redujo significativamente la donación de semen.

La donación de semen y de óvulos está prohibida en muchospaíses islámicos y, en Francia, las lesbianas no pueden accedera semen donado.

Turquía prohibió recientemente que una persona viaje alexterior para recibir semen u óvulos donados, una norma quepara muchos expertos es completamente imposible de llevar a lapráctica.

"Si una mujer se va de vacaciones y vuelve embarazada,¿quién va a decidir cuándo y cómo exactamente quedóembarazada?", dijo Shenfield.

IFFS y ESHRE respaldan los derechos de los pacientes deviajar a otros países para recibir tratamientos de fertilidad,pero declararon que "eso, idealmente, debería hacerse en elpaís de origen".