Público
Público

El accidente del JK5022 une a las víctimas un año después

Familiares de los 154 fallecidos reclaman justicia como único consuelo al dolor

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

A las 14.24 horas del 20 de agosto de 2008, hoy hace un año, el vuelo JK5022 de Spanair con destino a Las Palmas de Gran Canaria se estrelló cuando intentaba despegar en el aeropuerto de Barajas (Madrid). Murieron 154 personas. Hubo 18 supervivientes.

Los familiares de las víctimas no olvidarán el drama que cambió para siempre sus vidas. Una placa recuerda en Barajas a las víctimas, con el lema: 'En algún lugar. Siempre en nuestros corazones'.

'Cuando vi la explosión del avión por la tele supe que mi hija había muerto', rememora Enrique Celis. En el accidente perdió a su única hija, Yanina, y a su yerno, Ronaldo. A Yanina, de 21 años, la identificaron gracias a la dentadura cinco días después de la catástrofe. 'Jamás en mi vida lo he pasado peor. Los psicólogos nos recomendaron que no abriésemos las cajas, que la imagen sería un impacto terrible', relata.

El drama también marcó la vida de Candelaria Gil Pérez, quien aún recibe tratamiento psicológico. En el MD-82 viajaban su hijo Marcos Jesús y su mujer, Yaiza. Se acababan de casar en Las Vegas. 'Con él he perdido un trozo de mi vida. Mi marido también está fatal y mis hijos están destrozados', explica Candelaria entre lágrimas. En total, 154 historias marcadas por la muerte.

Ha pasado un año y poco a poco se despejan dudas. El pasado lunes, la comisión técnica que investiga el accidente concluyó que un fallo técnico sumado a una serie de errores de los pilotos causaron la tragedia.

 Pero las familias de los fallecidos y los supervivientes quieren que se sepa toda la verdad para evitar que la historia se repita. Y exigen justicia.

Muchos de los afectados coincidirán hoy en distintos homenajes. En Las Palmas se oficiará esta tarde una misa en la catedral. Mientras, en Barajas, habrá otra misa, en la T2, y una ofrenda floral junto a la pista 36-L, lugar donde se produjo el accidente.