Público
Público

Accionistas de Bankia demandan a Deloitte

Según los demandantes, Deloitte "incumplió sus obligaciones al emitir sus informes sin salvedades hasta que ya fue demasiado tarde"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un grupo de accionistas de Bankia ha presentado este martes una demanda contra la auditora de la entidad, Deloitte, para que responda de los daños causados supuestamente a los pequeños ahorradores y empleados de la entidad por haber infringido presuntamente las normas de auditoría.

Según el Estudio Jurídico Ejaso, que representa a la decena de accionistas demandantes, Deloitte 'incumplió sus obligaciones al emitir sus informes sin salvedades hasta que ya fue demasiado tarde'.

El diario Expansión adelanta este martes que el despacho de abogados ha pedido a los juzgados de lo Mercantil de Madrid que declaren la responsabilidad civil solidaria de Deloitte y que condenen a la auditora a reparar el daño causado a los demandantes.

Los accionistas pertenecen al sindicato de accionistas de Bankia, Sacub, y a la Federación de Cuadros y Profesionales de Cajas de Ahorros (FEPCA), que están animando a sus cerca de 2.000 afiliados a que se sumen a la demanda, dadas las abultadas pérdidas que acumulan en su inversión, que suman un total de dos millones de títulos.

La Audiencia Nacional investiga desde julio si los responsables de Bankia cometieron un delito de estafa con la salida a bolsa de la entidad, al tiempo que les imputa también supuestos delitos de falsificación de cuentas, administración desleal, maquinación para alterar el precio de las cosas y apropiación indebida.

Según las actas de Bankia y BFA que constan en el sumario de la Audiencia Nacional, los miembros de los consejos de administración no conocieron hasta el pasado mes de mayo que Deloitte se había negado a aprobar las cuentas de 2011.

El acta del consejo celebrado el 25 de mayo refleja que los consejeros arremetieron contra el socio de Deloitte Francisco Celma por no haber informado a la comisión de auditoría en marzo que veía salvedades en las cuentas, lo que les llevó a aprobar los estados de 2011.

El presidente del Comité de Auditoría, Alberto Ibáñez, afirmó que 'el auditor externo, así como los responsables externos, le manifestaron expresamente que no existía salvedad o limitación alguna'.

Así, 'con ocasión de la formulación de las cuentas por el consejo de 28 de marzo, ello le permitió manifestar que, a pesar de no disponer del borrador de informe de auditoría, en el Comité de Auditoría y Cumplimiento se había informado favorablemente la propuesta de formulación de cuentas'.

El socio de Deloitte aseguró durante la reunión de marzo que la entrega en plazo del borrador de informe de auditoría fue imposible porque 'no toda la documentación requerida les fue facilitada'.

Además, justificó que Deloitte no había variado 'en ningún caso criterios sino únicamente las estimaciones' y afirmó que las provisiones inicialmente planteadas por Bankia en las cuentas aprobadas en marzo 'estaban por debajo de las mantenidas por entidades comparables, situándose ahora (en la reformulación de mayo) en una situación similar a las anteriores'.

El pasado mes de mayo, Bankia anunció que había cerrado 2011 con unas pérdidas de 2.979 millones de euros, frente a los 309 millones de beneficio que reconoció a principios del ejercicio, y que necesitaba una inyección del Estado por importe de 19.000 millones.