Público
Público

Las acctivistas aragonesas agredidas piden que se denuncie la situación de los saharauis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las jóvenes activistas aragonesas Pilar Fortuño y Emma Pomar, que denunciaron haber sido agredidas por la Policía marroquí en El Aaiún el pasado día 23 de agosto, han hecho hoy un llamamiento a la comunidad internacional para que acudan al Sahara Occidental a fin de denunciar la situación de los saharauis.

Fortuño y Pomar han señalado hoy en rueda de prensa que la Policía marroquí está cometiendo un "genocidio" con los saharauis y han pedido al Gobierno español que intervenga para "poner freno a Marruecos".

Las dos jóvenes llegaron ayer a Zaragoza, después de haber sido agredidas por la Policía marroquí en la madrugada del pasado día 23, cuando participaban en un recibimiento a cinco activistas saharauis que regresaban de una convención de derechos humanos en Argelia, al que, según dijeron, fueron invitadas para evitar la acción policial con la presencia de extranjeros.

"Nos dieron patadas, porrazos, puñetazos, nos arañaron, insultaron y escupieron", ha contado Fortuño, quien junto a Pomar, el mexicano Antonio Velázquez y la catalana Isabel Terraza, se encerraron en una casa junto a unos veinte saharauis, donde vivieron una "situación de claro peligro".

Ha explicado Fortuño que hicieron tres llamadas al teléfono de emergencia de la embajada española que, según Fortuño, "estaban apagados o fuera de cobertura" y al consulado, en la que la persona que les contestó dijo que estaba durmiendo, que esas cosas pasaban todos los días y que por la mañana, a partir de las 10.00 horas, gestionarían su situación.

La citada activista ha subrayado que están a salvo por la ayuda que le prestaron los saharauis para salir de la casa, escondidas en coches, y "no porque el Gobierno (español) haya hecho su trabajo", ha dicho, al tiempo que ha elogiado al Ejecutivo aragonés, que se puso en contacto con ellas a los dos días para ofrecerles su ayuda para salir del país.

Fortuño ha destacado que los que atacan (a los activistas) no son colonos como dice el Gobierno español sino policías, ya que hay más vestidos de civil que de uniforme, al tiempo que ha dicho que se vive una "guerra de baja intensidad".

Según Fortuño, "el Estado (español) debería hacer que la gente se sintiera segura" en el Sahara, donde siguen y pegan a los españoles, e intervenir para "ponerle freno a Marruecos", además de responsabilizarse de las personas que les han ayudado y protegido y que ahora sufrirán las consecuencias, como "torturas, desapariciones o la muerte".

Por su parte, Pomar ha subrayado que eran conscientes de lo que podía pasar cuando acudieron a recibir a los activistas, pero que "la voz de los saharauis está "supersilenciada" y sólo se puede sacar al exterior a través de situaciones como ésta".

En la rueda de prensa hicieron una llamada telefónica al activista Wally Elhoucini, de 22 años, residente en Mora de Ebro (Zaragoza), quien desde El Aaiún, donde tiene a su familia, ha rogado a las asociaciones humanitarias "que hagan algo antes de que sea tarde" y que acudan más observadores internacionales.