Público
Público

Los aceites tropicales no refuerzan el riesgo cardíaco: estudio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Amy Norton

Los aceites tropicalesaportan grasa saturada, pero un estudio pequeño sugiere que noreforzarían ciertos marcadores de riesgo vascular como lo hacenlas grasas animales.'

En general, se recomienda limitar el consumo de grasassaturadas porque elevan el colesterol en sangre y estánasociadas con un aumento del riesgo de desarrollar enfermedadcardíaca.

La carne y los lácteos enteros son las fuentes másconocidas, pero las aportan también ciertos aceites vegetales(de palma o coco).

En las sociedades que consumen aceites tropicales, laenfermedad cardíaca es menos común que en los paísesoccidentales, según destacó Phooi Tee Voon, de la UniversidadInternacional de Medicina de Kuala Lumpur, en Malasia.

El equipo de Voon siguió a 45 adultos de Malasia quehicieron tres dietas, cada una durante cinco semanas.

En una, la fuente principal de grasas era el aceite depalma; en otra, el aceite de coco, y en la tercera, el deoliva, que aporta grasa insaturada considerada "buena" para elcorazón.

Independientemente de la fuente de grasa, se mantuvieronlos niveles de ciertas proteínas inflamatorias en la sangre delos participantes.

Esto es importante porque, cuando están elevadas, esasproteínas (homocisteína, proteína C reactiva y otras) dañan losvasos sanguíneos y favorecen la aparición de la enfermedadcardíaca.

El colesterol tampoco aumentó con la dieta rica en aceitede palma, pero sí lo hizo con el aceite de coco, aunque esoalcanzó al colesterol HDL o "bueno".

Entonces, ¿habría que reemplazar el aceite de oliva con unaversión tropical? "Diría que hay que esperar", respondióRoberta Anding, dietista y portavoz de la Asociación DietéticaEstadounidense.

Una limitación importante del estudio fue que losparticipantes hicieron dietas muy controladas, según explicóAnding, que dirige el área de nutrición deportiva del Hospitalde Niños de Texas, en Houston.

El equipo supervisó el desayuno y el almuerzo, y entregóviandas para la cena. Estuvo "muy bien controlado" para aislarlos efectos de distintas grasas. "Pero en el mundo real, nocomemos así", señaló Anding.

Además, la alimentación de los participantes eratradicional de Malasia, es decir, con arroz, pollo, pescado yverduras.

"Si una persona sigue comiendo hamburguesas con papasfritas y agrega aceites de coco y palma, podría generar latormenta perfecta", dijo Anding.

El estudio financiado por el Consejo Malayo de Aceite dePalma aparece publicado en American Journal of ClinicalNutrition. Dado que se trataron de dietas realizadas durantecinco semanas, no se pueden sacar conclusiones sobre el efectoque los aceites tienen en la salud cardíaca.

Lo que sí destaca el estudio es que ningún nutriente actúasolo, según opinó Anding.

La clave, dijo la dietista, está en tener una alimentaciónsaludable para el corazón, rica en frutas, verduras, granosintegrales y pescado.

En general, muchos expertos recomiendan reducir el consumode grasas saturadas y la Asociación Estadounidense del Corazónsugiere optar por la grasa insaturada que aportan los aceitesvegetales y el pescado.

FUENTE: American Journal of Clinical Nutrition, online 26de octubre del 2011