Público
Público

Se acentúa la tensión entre EE.UU. y Venezuela con medidas estadounidenses de represalia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La tensión entre los gobiernos de EE.UU. y Venezuela se agudizó hoy con la expulsión del embajador venezolano ante la Casa Blanca y una acusación contra un ex ministro y dos altos funcionarios venezolanos de ayudar a las FARC.

El Gobierno de Washington respondió con esas dos medidas a la orden de expulsión del embajador estadounidense en Caracas, Patrick Duddy, dictada el jueves por el presidente venezolano, Hugo Chávez, en respaldo de una decisión similar de su colega boliviano, Evo Morales, respecto al embajador de EE.UU. en La Paz, Philip Golberg.

Morales acusó a Goldberg de ser el instigador de una ola de protestas opositoras que han causado ya 9 muertos y Chávez involucró a Estados Unidos en un complot contra él que denunció este jueves y por el que están detenidos dos militares venezolanos.

Además de expulsar al embajador de Venezuela Bernardo Álvarez, Estados Unidos acusó hoy a Ramón Emilio Rodríguez Chacín, ex ministro de Interior y Justicia de ese país, y a Hugo Armando Carvajal Barrios, director de la Dirección General de Inteligencia Militar, Henry de Jesús Rangel Silva, director de la policía secreta Disip, de tener nexos con la guerrilla colombiana.

Los tres fueron incluidos en una "lista negra" de personas envueltas en el tráfico de drogas por su presunto apoyo a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Adam Szubin, director de la Oficina de Control de Activos Extranjeros del departamento del Tesoro, afirmó en un comunicado que los tres hombres "armaron, ayudaron y financiaron a las FARC, incluso mientras aterrorizaba y secuestraba a inocentes".

El día anterior Washington había ordenado la expulsión del embajador boliviano, Gustavo Guzmán, en represalia por la medida tomada por el Gobierno de Evo Morales contra Goldberg.

En este escenario, se espera que el embajador Bernardo Álvarez parta de inmediato hacia Venezuela y que en las próximas horas lo haga su par estadounidense en La Paz, toda vez que Duddy se encuentra en su país desde días pasados.

El Gobierno venezolano y el estadounidense se culparon mutuamente hoy de la crisis diplomática, una más de las muchas que desde la llegada de Chávez al poder en Venezuela han tenido ambos países, que por otro lado mantienen unas buenas relaciones comerciales.

El presidente de EE.UU., George W. Bush, es "el único responsable" del deterioro de las relaciones de Washington con "toda la región latinoamericana y caribeña", señala una nota oficial leída por el ministro venezolano de Relaciones Exteriores, Nicolás Maduro.

Maduro dijo también que el Gobierno de Chávez va a "someter a evaluación" la relación con Estados Unidos.

Por su parte, el portavoz del Departamento de Estado, Sean McCormack, dijo que las medidas contra Duddy y Goldberg "reflejan la debilidad y la desesperación" de Chávez y Morales "frente a los desafíos internos" en sus países.

"Esto es una tontería de Chávez, es algo contraproducente y dificulta el trabajo en común de los dos países", dijo, por su parte, Eliot Engel, presidente del subcomité para el Hemisferio Occidental de la Cámara de Representantes de EE.UU.

El legislador republicano por Florida Connie Mack consideró que la expulsión de Duddy "claramente fue coordinada" por el mandatario venezolano para "fortalecer su influencia en toda América Latina y para minar los vínculos de EE.UU." y sus aliados en la región.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, rehusó hoy comentar las expulsiones de embajadores de Bolivia, Estados Unidos y Venezuela, con el argumento de que la OEA no puede inmiscuirse en las relaciones bilaterales.

"Cada país es dueño de tener embajadores en el país que desee", señaló, y recordó que "hay países que desde hace varios años no tienen relaciones diplomáticas y eso no es un asunto de la OEA".

Insulza lamentó que el "lenguaje utilizado en algunos debates haya adquirido los niveles retóricos a los que se llegó en los últimos días" en la región.

La crisis diplomática entre EE.UU. y Venezuela alcanzó, incluso, al sector aeronáutico, toda vez que las autoridades de la aeronáutica de Venezuela comunicaron a las tres aerolíneas de EE.UU. con vuelos entre ambos países que deberán restringir sus frecuencias a partir del próximo 28 de septiembre.

Pese a las tensas relaciones que mantienen Venezuela y EE.UU., el superávit del país andino con la potencia norteamericana subió de 4.620 millones de dólares en junio a 5.366 millones de dólares en julio.

El superávit venezolano en los siete primeros meses de este año fue de 25.603 millones de dólares comparado con los 14.424 millones de dólares del mismo período de 2007.

Al problema entre Bolivia y Venezuela, y Estados Unidos se sumó Honduras, cuyo presidente, Manuel Zelaya, se negó a recibir hoy las cartas credenciales del nuevo embajador estadounidense, Hugo Llorens, en solidaridad con Bolivia.