Público
Público

ACS gana la batalla judicial del Supremo a Iberdrola

El tribunal desestima la petición de la energética de suspender la norma antiblindaje 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Triunfo para ACS. La empresa de construcción y servicios que preside Florentino Pérez ganó ayer la batalla judicial que había emprendido Iberdrola ante el Tribunal Supremo para evitar que ACS, que es su primer accionista (con el 19% de la energética), pueda votar desde ahora en las juntas de accionistas por esa participación y no tener el voto limitado al 10% del capital. El Alto Tribunal da la razón a la constructora.

Era la segunda vez que la compañía que preside Ignacio Sánchez Galán pedía, como medida cautelar, que se suspendiera la aplicación de la norma antiblindaje. Se trata del artículo 515 de la Ley de Sociedades de Capital que elimina el tope existente en algunas empresas cotizadas por el que ningún accionista podía votar por más del 10% del capital aunque tuviera más (blindaje). Entró en vigor el pasado 1 de julio. Entre las grandes empresas, Iberdrola y Repsol mantenían este blindaje. El hecho de que se elimine hace ganar más poder a sus primeros accionistas, ACS y Sacyr, respectivamente. La constructora que controlan los banqueros March, Alberto Alcocer y Alberto Cortina (los Albertos) y Florentino Pérez pugna desde hace cuatro años por entrar en el Consejo de Iberdrola y esta lo veta alegando que es una competidora.

La constructora obtiene dos tantos en los tribunales en la guerra abierta

El Supremo desestimó ayer nuevamente la suspensión cautelar de la norma que reclamó la eléctrica, tras el no que dio el pasado enero. En el auto, señala que la entrada en vigor de la norma 'ya estaba prevista' en el real decreto de 2 de julio de 2010 que la aprobó. Añade que sobre 'las circunstancias alegadas que se imputan a ACS para hacerse con el control de la compañía [Iberdrola] y que se han producido con posterioridad' al auto del 3 de enero, 'no hay en ellas nada que difiera esencialmente de las que ya fueron alegadas en la petición de septiembre de 2010'. Asimismo, señala que el momento de la petición de las medidas cautelares de una disposición general debe ser en el de 'interposición del recurso contencioso-administrativo y la demanda', al inicio del proceso, y que 'la Sala no aprecia razones en cuanto al fondo que justifiquen un cambio de criterio sobre lo ya decidido' en el auto del 3 de enero.

Ante la negativa del Supremo a imponer la medida cautelar que solicitaba Iberdrola (la paralización de la norma antiblindaje), la eléctrica se plantea presentar en los próximos días un recurso de reposición ante el Alto Tribunal que, en cualquier caso, sería el paso previo a una nueva denuncia ante el Tribunal Constitucional. La eléctrica resta importancia al hecho de que ACS pueda votar por fin por su 19% en las juntas de accionistas y recuerda que, en la última de ellos, los acuerdos que menos apoyo recabaron recibieron un quórum del 79%.

De momento, la batalla judicial entre Iberdrola y ACS, que se ha jugado en torno a tres demandas diferentes, se salda con dos tantos a favor de la constructora. La eléctrica se retiró de uno de los pleitos en el que acusaba a ACS de supuesta falsedad contable. En Bilbao, un juez dio la razón a Iberdrola al desestimar la impugnación de la Junta de Accionistas de la eléctrica en la que se destituyó a un consejero de ACS, que la constructora había reclamado en virtud del principio de representación proporcional. Esta compañía está dispuesta a llegar al Supremo por este asunto.