Público
Público

ACS pierde 1.926 millones tras sanear su inversión en Iberdrola

El grupo de Florentino Pérez logra reducir a la mitad su deuda neta, hasta situarla en 4.952 millones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La frustrada inversión de ACS en Iberdrola llevó al grupo constructor y de servicios español a registrar una pérdida récord de 1.926 millones de euros en 2012, frente al beneficio de 962 millones de 2011, en un año el que optó por realizar esfuerzos de saneamiento y reducción de deuda. La empresa de construcción y servicios vendió parte de sus acciones en la eléctrica (un 12%) en diversos paquetes, y ajustó el del resto de su participación. La venta de las acciones le supuso unas pérdidas netas de 1.312 millones de euros; y el ajuste de las acciones que retiene con derivados a su valor real, recoge pérdidas de otros 1.308 millones de euros.

Descontando estos y otros resultados extraordinarios, el grupo que preside Florentino Pérez habría registrado un beneficio de 705 millones en 2012, un 9,9% inferior respecto al del ejercicio anterior.

En términos operativos, el grupo presidido por Florentino Pérez se anotó el año pasado un crecimiento del 33,3% en su resultado bruto de explotación (ebitda) hasta 3.088 millones de euros (levemente por encima de los 3.028 millones previstos de media por los analistas) gracias a la fuerte expansión de su filial alemana Hochtief, que aportó 923 millones de euros.

La cifra de negocio de ACS se incrementó un 34,9% el pasado año, hasta sumar 38.396 millones de euros, impulsada por la actividad en el exterior y la consolidación de su filial alemana. Por áreas de negocio, la de construcción se mantiene como primera fuente de ingresos, impulsada por la contribución de la alemana Hochtief, dado que facturó 29.683 millones de euros, un 50% más. Los incrementos de actividad en el mercado internacional paliaron el desplome del 38,5% que se anotó su actividad constructora en España.

El grupo cerró el año pasado con una deuda neta de 4.952 millones de euros - mucho mayor que el esfuerzo previsto, que apuntaba a una cifra inferior a los 6.000 millones - al desconsolidar 3.000 millones de euros de deuda asociada a Iberdrola después de la reducción de la participación y restar también el pasivo de los activos que la constructora tiene contablemente considerados en venta.

La compañía de construcción y servicios FCC registró una pérdida de neta de 1.028 millones de euros en 2012, la primera desde que el actual grupo comenzó a cotizar en 1992, por el 'fuerte y extraordinario' ajuste y saneamiento realizado en sus activos con el fin de iniciar una nueva etapa. La compañía de construcción y servicios anotó ajustes, saneamientos contables y provisiones por reestructuración por un importe total de 1.146 millones. De este importe, 300 millones corresponden a las pérdidas operativas que contabilizó su filial de construcción europea Alpine, y otros 372 millones provienen de los saneamientos de las participadas Realia y Globalvía.

La cifra de negocio del grupo controlado por Esther Koplowitz descendió un 6,3% durante el pasado año, hasta 11.152 millones de euros, por la reestructuración del negocio de Alpine y el parón de construcción en España. El beneficio bruto de explotación (Ebitda), de su lado, se situó en 753 millones de euros, un 40% menos. A cierre de 2012, FCC soportaba un endeudamiento financiero de 7.087 millones de euros, un 7,4% más que el año anterior, 'afectado por el efecto puntual de la reestructuración realizada en el grupo'.

En un comunicado, la compañía indicó que estos resultados 'marcan el final de una etapa y el inicio de otra nueva' que arrancó con el relevo en su cúpula y que se pondrá en marcha con la presentación del nuevo plan estratégico este mes de mazo. Entre los principales pilares de esta nueva política de negocio figuran concentrar la actividad en los negocios fundamentales (infraestructuras, agua y servicios medioambientales), la reducción de deuda y la 'recuperación' de un resultado operativo recurrente que garantice volver a retribuir a los accionistas.