Público
Público

La actividad minera vuelve a paralizarse en el norte de España

Tras el visto bueno por parte de la Comisión Europea del decreto de ayudas al sector, queda pendiente el pago de salarios a los trabajadores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La actividad minera ha vuelto a quedar hoy paralizada en Asturias en el cuarto día de huelga en el sector del carbón, ha confirmado hoy el responsable de Energía y Minería de la Federación de Industria de CCOO Asturias, José Luis Villares.

El sindicalista ha valorado que la Comisión Europea (CE) diera ayer su visto bueno definitivo al Real Decreto español que autoriza la concesión hasta el 31 de diciembre de 2014 de compensaciones a las eléctricas que utilicen carbón autóctono para su producción.

No obstante, ha puntualizado que todavía queda pendiente el pago de los salarios a los operarios de la minería privada por parte de los grupos Victorino Alonso y Viloria, las dos empresas que mantienen el impago de las nóminas de sus trabajadores.

La cuarta jornada de huelga la han secundado 5.000 trabajadores

Villares ha indicado que si se mantiene el impago de las mensualidades a los trabajadores de la minería privada realizarán algún tipo de 'estrategia' para protestar ante ello. 

Asimismo ha señalado que la huelga ha sido secundada por los 5.000 trabajadores de la minería de Asturias, tanto de la pública como de la privada, que están llamados a realizar esta cuarta y última jornada de paro en el sector prevista por los sindicatos en toda España.

En la línea de movilizaciones, cientos de mineros han cortado con barricadas durante parte de esta mañana la carretera Y (que une Oviedo con Gijón y Avilés), a la altura de Montico, en ambos sentidos, según han informado fuentes de SOMA-FIA-UGT.

Empresarios del sector reconocen carecer de fondos a pesar del Decreto

La huelga ha sido secundada por los cinco mil trabajadores de la minería de Asturias, tanto de la pública como de la privada, que están llamados a realizar esta cuarta y última jornada de paro en el sector prevista por los sindicatos en toda España.Los mineros encerrados continuarán

El presidente del Comité de Empresa de Alto Bierzo, Rubén Fernández, ha anunciado que los nueve mineros que permanecen encerrados en el Pozo Casares, en la localidad leonesa de Tremor de Arriba desde el pasado día 6 continuarán su encierro hasta que los empresarios abonen las nóminas que se les adeudan, a pesar de la aprobación hoy del Real Decreto de ayudas al carbón por la Comisión Europea.

El propietario del Grupo minero Viloria, Manuel Lamelas, ha reconocido hoy que la aprobación del Real Decreto del carbón por parte de la UE le ha caído como 'agua de mayo', aunque ha incidido en que no dispondrá liquidez para pagar lo que debe a sus empleados hasta que se reactive el sector.

El Gobierno español destinará 1.078,51 millones de euros al Instituto para la Reestructuración de la Minería del Carbón, dependiente del Ministerio de Industria, según una copia de los presupuestos generales del estado a la que tuvo acceso Reuters.

La mayor parte de los fondos, 789,39 millones de euros, se destinarán a financiar el plan de reconversión para el sector del carbón que permita reducir la actividad y elaborar planes de desarrollo alternativo de las zonas mineras, según el documento.

El objetivo del plan (llamado Plan Nacional de Reserva Estratégica de Carbón y Nuevo Modelo de Desarrollo Integral y Sostenible de las Comarcas Mineras, para el periodo 2006-2012) es mantener una reserva estratégica de carbón que permita garantizar la continuidad del sector.

'Por un lado, se mantendrá una reserva estratégica de carbón nacional que, garantizando la continuidad del sector, permita la continuación del actual proceso de reducción de actividad y cierre de las explotaciones inviables en las circunstancias actuales y previsibles de los mercados', según el documento.

Un día después de que Bruselas aprobase el plan de apoyo al carbón español elaborado por el Gobierno que da aire al sector hasta 2014, el Ejecutivo prevé fomentar un desarrollo alternativo de actividad para reconvertir la previsible pérdida de puestos de trabajo.

'Por otro lado, (que el plan) asegure un verdadero desarrollo alternativo de las Comarcas Mineras que solucione satisfactoriamente el problema de los trabajadores y proporcione puestos de trabajo que compensen la destrucción de empleo que genera el declive del carbón', añadió el documento.

El plan de ayudas del Ejecutivo aprobado por Bruselas favorece el uso por parte de las eléctricas del carbón nacional, una medida que podría tener un coste de hasta 600 millones de euros al año, según analistas.

Sin embargo, el sector del carbón español deberá cumplir a partir de finales de 2014 con la orden de Bruselas de cerrar las instalaciones que no cumplan con los requisitos medioambientales pertinentes.