Público
Público

La activista camboyana Somaly Mam dice que las víctimas a las que ayuda son su "inspiración"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La activista camboyana Somaly Mam, que ha recibido hoy el XIII Premio CajaGranada a la Cooperación Internacional por su defensa de los derechos de la mujer, ha manifestado que las jóvenes víctimas a las que ayuda a salir de la esclavitud sexual son su "inspiración" en el día a día de su vida.

En un sentido discurso, esta mujer de 41 años que preside la organización "Acción por las mujeres en situación precaria" ha dicho que ha sido el reconocimiento internacional que le llegó a raíz de la concesión del Premio Príncipe de Asturias en 1998 lo que ha dado "significado" a su vida, marcada por las violaciones y abusos que sufrió desde pequeña, cuando fue vendida y recluida en burdeles.

La activista, que dedica ahora su vida a rescatar a las víctimas de la explotación sexual en Camboya, Tailandia, Vietnam y Laos -la última rescatada tenía tres años-, se ha remontado a su infancia tras recoger el premio, que ha dedicado a todas ellas.

Mam, que nunca ha conocido a sus padres, ha relatado cómo fue engañada por un hombre "con aspecto de abuelo" que, con el pretexto de que le ayudaría a encontrar a su madre, la convenció para que marchara con él del hogar de acogida en el que vivía.

Y a partir de ahí empezó su calvario: Somaly Mam fue recluida en un burdel donde lo que más le dolía no era el ser "apaleada y violada", sino el pensar que alguna de las víctimas que allí había podía ser su madre, ha relatado la activista, que escapó de allí años después, cuando presenció cómo asesinaban a una amiga suya.

Fue entonces, y ayudada por su ahora marido, cuando sintió que debía "sacrificar" su vida a ayudar a las mujeres que atravesaban esa misma situación, aunque el sentimiento de "culpa" y "las cicatrices del alma" -se sentía "muerta por dentro"- le hicieron dudar entre acabar con su vida o luchar por ellas, por lo que optó.

"Ayudar a las chicas era la forma de ayudarme a mí", ha reflexionado.

Llegó el reconocimiento a su labor con el Príncipe de Asturias y su vida cobró "significado", ha relatado Mam, cuya asociación ha logrado rescatar a más de 7.000 víctimas desde su creación, en 1997.

Por eso dice sentirse especialmente agradecida a España, "el primer país que hizo que todo esto cambiara", ha señalado la activista, que tras reconocer la intervención de la Reina Sofía en la devolución de su hija, que fue durante unos días secuestrada y violada, ha dicho estar aquí "para luchar contra el sufrimiento".

En una comparecencia previa al acto, Mam dijo que la situación en lo relacionado con la explotación sexual en su país ha mejorado: "Pero ya saben cómo es la vida, nunca se está al cien por cien seguro".

Tras la entrega del premio, dotado con 50.000 euros, intervino el presidente de CajaGranada, Antonio Jara, quien ha subrayado la labor social de las cajas de ahorro, cuyo modelo financiero ha defendido como necesario para el "entorno territorial" en el que se ubican.