Público
Público

Activistas ven excesivas las focas que se cazarán en Canadá

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Canadienses armados con rifles y palos se aventuran desde esta semana en las capas de hielo de la costa atlántica para comenzar la caza anual de focas, una campaña que sus opositores consideran totalmente injustificada.

Ottawa anunció el viernes por la noche que los cazadores podrán capturar 280.000 jóvenes focas arpa de un total de 5,5 millones, un porcentaje ligeramente superior al límite de 275.000 del año pasado.

Los contrarios a esta práctica dicen que la caza es insostenible e innecesaria, dado que el precio de las pieles está cayendo y la Unión Europea está a punto de prohibir la importación de productos derivados de la foca.

"Creo que es indignante en un momento en que vemos subir hasta un cien por cien la mortalidad en las crías de foca en zonas clave para la reproducción, el Gobierno canadiense piense que es apropiado asignar una de las cuotas más altas que hemos visto en los últimos años", dijo Rebecca Aldworth de la Sociedad Humana de Estados Unidos.

"Como digo cada año que tenemos una cuota alta como ésta, la última vez que Canadá permitió la muerte de tantos animales, casi dos tercios de la población de focas arpa despareció en espacio de una década", dijo a Reuters.

Aunque la mayoría de los mamíferos mueren por disparos, algunos reciben golpes con largos palos puntiagudos, denominados 'hakapiks'.

Los grupos de defensa de los derechos de los animales usan fotos sangrientas y gráficas de los apaleamientos como parte de su campaña para detener la caza.

La etapa inicial de caza de focas se produce cerca de las islas Madeleine en el Golfo de San Lorenzo y habitualmente concentra una gran atención mediática. La mayor parte de las focas mueren después, cerca de la costa de Newfoundland.

Las focas se cazan por su piel, carne y aceite, rico en omega 3.

Hace dos años se interrumpió la actividad en gran medida por la escasez de hielo en el que paren las focas.